Martes 5 Rabii' al Awal 1440 - 13 Noviembre 2018
Español

La sinceridad en el Hayy

Pregunta

¿Cómo puede ser sincero el peregrino ante Allah al realizar los rituales? Si quiere hacer negocios y ganarse la vida, así como realizar el Hayy, ¿significa que no está siendo sincero ante Allah?

Texto de la respuesta

Alabado sea Allah. 

La sinceridad (ijlas) es una condición necesaria en todos los actos de adoración, y ningún acto de adoración es válido si algo o alguien es asociado con Allah. Allah dice (interpretación del significado):

“Diles: Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que sólo debéis adorar a Allah, vuestra única divinidad. Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él”

[al-Kahf 18:110] 

“Y se les había ordenado [en sus legislaciones] que adoraran a Allah con sinceridad, fuesen monoteístas, realizaran la oración y pagaran el Zakât, pues ésa es la verdadera religión.”

[al-Bayyinah 98: 5] 

“Ciertamente te hemos revelado el Libro [¡Oh, Muhammad!] con la Verdad; adora a Allah rindiéndole culto sincero. ¿Acaso no se le debe rendir a Allah el culto sincero?”

[al-Zumar 39:2-3]

Según el hadiz qudsi sahih, el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Allah, bendito y alabado sea, dice: “Soy tan autosuficiente que no necesito tener socios. Entonces, a aquel que hace algo en nombre de otro además de Mí, se le negará esa acción por aquel que ha sido asociado conmigo”.” 

Al mencionar la sinceridad hacia Allah en la adoración es que nada motiva a esa persona a hacer tal acto de adoración sino el amor y la veneración hacia Allah, y la esperanza en Su recompensa y su complacencia. Por ésto, Allah dice lo siguiente sobre Muhammad el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él):

“Muhammad es el Mensajero de Allah. [Los creyentes] Quienes están con él son severos con los incrédulos, pero misericordiosos entre ellos. Los verás [¡Oh, Muhammad! rezando] inclinados y prosternados, procurando la misericordia de Allah y Su complacencia.”

[al-Fath 48:29 – interpretación del significado]

Ningún acto de adoración, ya sea el Hayy o cualquier otro, será aceptado si la persona que lo realiza lo hace para ostentar ante los demás, o si lo está realizando para que las personas lo vean y digan: "¡Qué devoto que es tal persona, cómo adora a Allah!, etc. 

No será aceptada ninguna adoración si la motivación que la subyace es ver lugares o personas, o cualquier otra cosa contraria a la sinceridad. Entonces, los peregrinos que van a la Casa Sagrada deben forma su intención sinceramente en el nombre de Allah, y no para conocer el mundo musulmán o para hacer negocios, etc., o por lo que se dirá que tal o cual persona realiza el Hayy todos los años, etc. 

No hay nada de malo en que una persona que busca la generosidad de Allah realizando negocios mientras viaja hacia la Casa Sagrada, porque Allah dice (interpretación del significado): 

“No cometéis ninguna falta si buscáis la gracia de vuestro Señor [comerciando durante la peregrinación].”

[al-Baqarah 2:198]

Lo que va en contra de la sinceridad es que la única intención de la  persona sea realizar negocios y ganar dinero. Esta es una persona que sólo busca lo mundano haciendo cosas relacionadas con el Más Allá. Ésto significa que el acto de adoración es inválido o que tiene muchas faltas. Allah dice (interpretación del significado):

“Aquel que busque obtener la recompensa de la otra vida [a través de sus obras], se las multiplicaremos; pero quien sólo pretenda obtener bienes en este mundo [sin temer el castigo en el Día del Juicio], se los concederemos, pero no obtendrá recompensa alguna en la otra vida.”

[al-Shura 42:20].

Origen: Fataawa Ibn ‘Uzaymin, 21/18

Enviar comentarios