Jueves 7 Rabii' al Awal 1440 - 15 Noviembre 2018
Español

Se siente concentrado durante la oración cuando reza solo, pero no en la mezquita

Pregunta

Tengo un pequeño problema cuando rezo con otros. Muchas veces, cuando rezo en grupo, ya sea rezando con el imam o con otros musulmanes, siento que me falta concentración. Este no es el caso cuando rezo solo, sin embargo. Cuando rezo solo, siento que mi concentración es mayor. ¿Es correcto que opte por rezar solo, aún cuando hay un grupo esperando para rezar o realizando una oración?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Lo que has mencionado, que sientes que te falta concentración cuando rezas con otros pero no cuando rezas a solas, es una idea con la que debes tener cuidado, porque puede llevarte a descuidar un deber. Dios dijo (traducción del significado):

“…y no sigáis los pasos de Satanás, porque él es para vosotros un enemigo manifiesto” (Al-Báqarah, 2:168). 

La oración en comunidad es una obligación para cada musulmán varón, y debemos tener cuidado de no descuidarla. La idea de rezar solo puede parecer atractiva, pero hay más bien y obediencia en acercarse a las mezquitas, compartiendo el culto con tus hermanos. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) explicó que Satanás tentará a los musulmanes para que se separen de su comunidad. De acuerdo a un reporte bueno y auténtico registrado por Abu Dawud (que Allah tenga misericordia de él), Abu al-Dardá' dijo: “He oído al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir: “No hay tres personas en un pueblo o en las afueras que no hagan la oración comunitaria, sin que Satanás los haya convencido. Aférrense a la comunidad, porque el lobo se come a la oveja que vagabundea sola”. Sunan Abu Dawud, 547; ver también Sahih al-Yami’. Zá’idah dijo que As-Sá’ib afirmó, que se estaba refiriendo a la oración en congregación. 

Con respecto a rezar en congregación, el Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Dios le ha dado a la oración en congregación un altísimo estatus en Su Libro, y Su Mensajero Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) así de aclaró también. Dios nos ordenó establecer la oración regular, y hacer la oración en congregación también. Dios dijo (traducción del significado):

“Observad la oración prescripta, y especialmente la oración intermedia [Salât Al ‘Asr], y cumplidla con sometimiento a Allah” (Al-Báqarah, 2:238). 

Lo que indica es que es obligatorio rezar en comunidad, como en el verso (traducción del significado):

“Observad la oración prescripta, pagad la caridad obligatoria, y prosternaos con los orantes” (Al-Báqarah, 2:43). 

Al comienzo del verso, Dios nos ordena realizar la oración, y nos ordena unirnos a otros orantes en ella, diciendo “Observad la oración prescripta, pagad la caridad obligatoria, y prosternaos con los orantes”.

Dios nos ha ordenado rezar en congregación con los demás en tiempos de guerra, entonces, ¿cuánto más deberíamos hacerlo en tiempos de paz? Dios dijo (traducción del significado):

“Cuando estés con ellos [¡Oh, Muhammad!] y dirijas la oración, que un grupo permanezca de pie tomando las armas. Cuando os prosternéis, que se pongan detrás de vosotros; luego el grupo que aún no haya orado se adelante y ore contigo tomando sus precauciones y estando armados” (An-Nisá', 4:102). 

Si alguien tiene permitido no concurrir a rezar en comunidad, es el que está ausente, por ejemplo, quien está cumpliendo un deber en el frente de batalla. 

Se registró en las dos colecciones de reportes más auténticos que Abu Hurairah (que Dios esté complacido con él) dijo que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Yo estaba pensando ordenar que vengan a la oración y que se recitara el último llamado para ella, luego designar a alguien para que la dirija, y luego salir a quemar las casas de los musulmanes que no asistieron por quedarse en sus casas” (Sahih al-Bujari, 2/852, No. 2288; Muslim, 1/451, No. 651. 

En Sahih Muslim (1/453 No. 654) se registró que Ibn Mas’ud (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Quien quiera reunirse con Dios como musulmán, que cumpla con las cinco oraciones cuando sea que oiga el llamado a la oración. Dios ha prescripto el camino de la buena guía, y estas oraciones están entre las acciones bien guiadas. Si se limitan a rezar en sus casas como ha hecho ese hombre, habrán abandonado una de las enseñanzas fundamentales de vuestro Profeta, y si abandonan sus enseñanzas, se extraviarán. No hay musulmán que se purifique a sí mismo y lo haga bien, y luego salga para rezar en la mezquita, sin que por cada paso que da, Dios le registre para él una bendición y una buena acción, eleve su estatus un grado, y le borre alguna falta. Hubo un tiempo en que no se mantenían apartados de la oración excepto los hipócritas, que eran conocidos. Los musulmanes llegaban apoyándose los unos en los otros, para poder estar de pie entre las filas de orantes…”. 

En la obra Sahih Muslim (1/452), se ha narrado de Abu Hurairah (que Allah tenga misericordia de él) que un hombre ciego dijo: “Oh, Mensajero de Dios, no tengo nadie que me guíe a la mezquita. ¿Puedo obtener una dispensación para rezar en mi casa? El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le respondió: “¿Puedes oír el llamado a la oración?”. Él le dijo: “Sí”. El Profeta le respondió: “Entonces respóndelo”. 

Rezar regularmente en congregación trae numerosos beneficios, tales como que los musulmanes se conozcan los unos a los otros, que cooperen en las buenas acciones, la piedad y los actos de culto, el aconsejarse los unos a los otros aferrarse a la verdad y soportar las adversidades con paciencia, aprender y enseñar, manifestar los signos de la fe, mantenernos alejados del camino de los malvados y los hipócritas, saber quién está enfermo y así poder ir a visitarlo, etc. 

Por el contrario, mantenerse alejado de la oración en congregación puede conducir a negativas consecuencias, Dios no lo permita. Es bien sabido que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Entre el musulmán y su retorno a la idolatría preislámica, está el abandono de la oración”. Narrado por Muslim en su Sahih, 1/88, No. 82, de Yábir Ibn ‘Abd Allah (que Dios esté complacido con él). Y el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también dijo: “El convenio que nos separa de los incrédulos es la oración”. Narrado por at-Tirmidi, quien dijo: “Es bueno y auténtico”. Sahih Ibn Hibbán, 4/305, No. 1454. 

Sabe, hermano, que Dios no ha encomendado ninguna norma a Sus servidores sin que el bien se halle en ella y no en otra parte. Dios nos ha encomendado la oración en comunidad y ese es nuestro deber, y debemos esforzarnos en concentrarnos durante ella. Pero puede llegar a suceder que un musulmán se sienta más concentrado para la oración cuando reza solo que cuando reza en la mezquita, como muchos orantes sienten al rezar durante la noche, cuando se emocionan y lloran en el recogimiento de sus hogares en una forma en que no lo hacen cuando están en la mezquita. Esto no significa que deban apartarse de las mezquitas. Lo que debemos hacer es que debemos esforzarnos por concentrarnos en la oración comunitaria y durante la oración en general, como Dios nos ha encomendado.

Para más información sobre cómo concentrarse durante la oración, consulta la obra “33 formas de desarrollar la concentración durante la oración”, entre los libros disponibles en este sitio web. 

Y Allah sabe más, y É les la fuente de toda fuerza. Que Dios bendiga y otorgue la paz a nuestro Profeta Muhámmed, a su familia y a sus compañeros.

Origen: Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid

Enviar comentarios