Jueves 19 Muharram 1446 - 25 Julio 2024
Español

Una mujer que es extremadamente tímida está sentada en un lugar donde las personas murmuran, ؟hay algْn pecado sobre ella?

13217

Fecha de publicación : 13-03-2005

Vistas : 3720

Pregunta

Soy una muchacha que odia las murmuraciones y el chisme malintencionado. A veces me encuentro en el medio de un grupo de personas que están hablando sobre otros y que comienzan con las murmuraciones y el chisme malintencionado. Yo lo aborrezco y lo detesto, pero soy extremadamente tímida y no puedo decirles que no lo hagan, y no hay ningْn lugar al que pueda ir para alejarme de ellos. Allah sabe que deseo que hablen de otro tema. ؟Estoy cometiendo algْn pecado si me siento con ellos? ؟Qué debo hacer?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Es un pecado en ese caso, a menos que le diga que no hagan esa mala acciَn.  Si aceptan lo que dice, entonces albado sea Allah, de lo contrario debe apartarse y no pecar con ellos, porque Allah dice en el Corán (interpretaciَn del significado):

“Cuando veáis que se burlan de Nuestros signos, no os quedéis reunidos junto a quienes lo hacen hasta que cambien de conversaciَn. Pero si Satanás os hace olvidar [y permanecéis con ellos], ni bien lo recordéis no permanezcáis reunidos con los inicuos.” [6:68]  

“Os ha sido revelado en el Libro que cuando escuchéis que se rechazan los preceptos de Allah o se burlan de ellos, no os quedéis reunidos con quienes lo hagan hasta que no cambien de conversaciَn; porque si no seréis igual a ellos.” [4:140]

Y el Profeta (paz y bendiciones de Allah sean sobre él) dijo: “Quien de vosotros vea una acciَn mala, que la cambie con sus manos (tomando una acciَn contra ella); si no puede, entonces con su lengua (hablando contra ella); y si no puede, entonces con su corazَn (odiándola y creyendo que está mal), y esto es lo más débil de la fe.” (Narrado en Sahih Muslim). Existen numerosas Aleyas y Hadices similares.

Origen: Veredicto emitido por el Sheij ibn Baaz en su libro al-Fataawa al-Yaami’ah li’l-Mar’ah al-Muslimah, pág. 1012