Miércoles 13 Rabii' al Awal 1440 - 21 Noviembre 2018
Español

Cómo reconciliar el significado del nombre de Dios Al-Ájir (El Último), y el hecho de que la gente del Paraíso y la del Infierno estarán allí por siempre

Pregunta

Si estaremos por siempre en el Paraíso, y allí no habrá muerte, ¿esto no contradice el hecho de que nada es eterno excepto Dios?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

En primer lugar, los musulmanes no dudamos que cuando los creyentes ingresen al Paraíso, morarán allí y disfrutarán de toda clase de placeres por siempre. Esta es una creencia básica de los musulmanes, como también que los malvados serán castigados con el Fuego del Infierno por la eternidad. Dios dijo (traducción del significado): 

“A los creyentes que obren rectamente, les ingresaremos en jardines por donde corren los ríos, en los que vivirán eternamente. La promesa de Allah es verdadera. ¿Quién tiene una palabra más veraz que la de Allah?” (An-Nisá', 4:122). 

“Ciertamente Dios maldice a los incrédulos, y les tiene preparado el Infierno. 65. Estarán en él eternamente; no encontrarán protector ni defensor alguno” (Al-Ahzáb, 33:64-65). 

Al-Bujari (4730) y Muslim (2849) narraron que Abu Sa’íd al-Judri (que Dios esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La muerte llegará como un carnero negro y blanco, y un ángel dirá: “¡Oh, gente del Paraíso!”. Ellos estirarán sus cuellos y mirarán, y el ángel les dirá: “¿Reconocen esto?”. Dirán: “Sí, es la muerte”, y todos ellos la verán. Entonces el ángel dirá: “¡Oh, gente del Infierno!”. Ellos estirarán sus cuellos y mirarán, y el ángel les dirá: “¿Reconocen esto?”. Dirán: “Sí, es la muerte”, y todos ellos la verán. Entonces será sacrificada, y el ángel dirá: “Oh, gente del Paraíso y gente del Infierno, esta es la eternidad, ya no habrá más muerte”, y recitará las palabras (traducción del significado): 

“Adviérteles acerca del día que se lamenten, cuando la sentencia sea cumplida. Pero ellos, a pesar de esto, siguen indiferentes y no creen” (Mariam, 19:39). 

En tercer lugar, esta idea que mencionas en tu pregunta, “nada es eterno excepto Dios”, es una idea que no tiene bases en las fuentes del Islam. Más bien, es una idea incorrecta según el consenso de los musulmanes, y están unánimemente de acuerdo en la morada eterna en el Paraíso o el Infierno, como explicamos antes. 

El shéij Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Las tempranas generaciones de esta comunidad y sus imames están unánimemente de acuerdo en que entre las criaturas hay algunas que nunca cesarán de existir. Ellas son el Paraíso, el Infierno, el Trono, etc. Nadie ha sugerido que todos los seres creados cesarán de existir excepto un grupo de innovadores entre la Gente de las Escrituras”. Fin de la cita de Mujtásar al-Fatáwa al-Masríyah, 1/169. 

En tercer lugar, hay dos puntos por señalar. 

Primero, que la existencia eterna de algunas criaturas que Dios ha decretado que permanecerán por siempre en el Más Allá, ha sido precedida de una no existencia. En cambio Dios, glorificado y exaltado sea, Él es el Primero, sin comienzo, y el Último, sin final. 

Segundo, que la existencia eterna de los seres creados es un don de Dios. Así como los seres creados sólo existen porque Dios los ha creado, y las criaturas no aparecieron por sí mismas ni con la ayuda de ningún otro ser creado, de la misma forma la existencia continua de una criatura en el Más Allá es un don de Dios, y es sólo a causa de Su voluntad y poder que esto sucede. 

Esto nos muestra que la existencia eterna en el Más Allá no tiene semejanza alguna con la existencia eterna del Creador, glorificado y exaltado sea, y que lo que es único de Dios, es que no sólo es Eterno, sino que jamás tuvo comienzo, como muchas otras cualidades únicas de Él. 

El shéij Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Debemos estar seguros de que no hay nada semejante a Dios, ni en Su esencia, ni en Sus atributos, ni en Sus acciones”. Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa, 13/379.

Cuarto, con respecto a Su existencia eterna, como dijimos antes, Dios es el Último. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Dios nuestro, Tú eres el Primero y no hay nadie antes de Ti; Tú eres el Último, y no hay nadie después de Ti. Tú eres el manifiesto, y no hay nada por encima de Ti; Tú eres el Oculto, y no hay nada más allá de Ti”. Narrado por Muslim, 2713. 

El shéij Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Por lo tanto no hay nada antes de Él, ni nada después, ni nada por encima ni más allá de Él”. Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa, 16/359. 

Él también dijo:

“Él es el Primero, antes de Él no hubo nada; Él es el Último, después de él no habrá nada; Con Él están los días más antiguos, el Eterno, el Perdurable, Quien nunca cesa de existir”. Fin de la cita de Dar Ta’árud al-‘Áql wa an-Náql, 1/69. 

Ibn al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Que Dios sea el Primero significa que Él existió antes del comienzo de todas las demás cosas, a las cuales Él creó, y que sea el Último significa que Él prevalecerá después de la desaparición de todas las cosas. 

Que sea el Manifiesto implica que Él está por encima de todas las cosas, implica altura, porque lo que es manifiesto es lo que salta a simple vista, por ser lo más notorio y estar más alto, lo que llama la atención antes que lo oculto. Y que sea el Oculto significa que Él es Omnisciente, es decir es consciente de todas las cosas, en el sentido de que está siempre más cerca. Esta cercanía no es la cercanía que conocemos en el universo, sino de una naturaleza trascendental. 

Lo que estos cuatro nombres y atributos implican es la consciencia total, el abarcarlo todo, tanto en el sentido de tiempo como de lugar. Ser el Primero y el Último abarca tanto lo cercano como lo lejano. Todo lo que está antes de otra cosa está dentro del marco general abarcado por el concepto del Primero, y todo lo que está después de otra cosa está dentro del marco general abarcado por el concepto del Último. 

Así, el hecho de que sea el Primero y el Último abarca todo, lo más temprano y lo más tardío. Y que sea el Manifiesto y el Oculto abarca todo lo que se ve y lo que no se ve. Nada se manifiesta sin que Dios esté por encima de ello, y nada está oculto sin que Dios esté más allá de ello; nada está primero sin que Dios esté antes que eso, y nada está después sin que Dios esté después de eso. Ser el Primero se refiere a su existencia previa a la eternidad, y ser el Último se refiere a su existencia posterior a todo; y ser el Manifiesto se refiere a Su altura y grandeza, y ser el Oculto se refiere a Su inmanencia, a Su cercanía. Él precede a todas las cosas y las supera a todas siendo el Último. Ningún cielo ni tierra puede ocultar algo de Él. Todo lo oculto es manifiesto para Él, lo visible y lo invisible, lo más lejano y lo más cercano; todos los secretos le son conocidos. 

Estos cuatro atributos hacen referencia a los pilares de la fe monoteísta y su concepción de la unidad absoluta de Dios (tawhid). Él es el Primero y sin embargo también el Último; es también el Manifiesto y sin embargo también el Oculto. Siempre estuvo y siempre estará”. 

Fin de la cita de Tariq al-Hiyratáin, 31. 

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios