Sábado 9 Dhul Hiyyah 1445 - 15 Junio 2024
Español

Cómo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) se limpiaba con agua (istinya') después de hacer sus necesidades

Pregunta

Me gustaría saber cómo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) se limpiaba con agua (istinya') después de hacer sus necesidades, especialmente después de orinar. ¿Hay informes en la Sunnah al respecto? ¿Vertía agua sobre sí mismo o tomaba agua en su mano y se limpiaba? ¿Cuál es la forma correcta? ¿Y cuánta agua debe usarse para hacerlo como lo hacía el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él)? ¿Y cómo purificaba después su mano?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

En primer lugar, el Mensajero de Al-lah (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) prohibió el desperdicio en todas las cosas, y era económico en el uso del agua al purificarse; no la usaba en exceso, al punto de que hacía el wudu' con un mudd de agua, como dijo Anas (que Al-lah esté complacido con él), tal y como fue narrado en Sahih Muslim (325). Un mudd es la cantidad de agua que cabe entre las palmas juntas de un hombre de estatura media.

Del mismo modo, él (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) no era extravagante en el uso del agua al limpiarse después de aliviarse (istinya'); no usaba más de lo necesario, es decir, la cantidad necesaria para eliminar las impurezas del lugar.

En segundo lugar, cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) necesitaba limpiarse después de hacer sus necesidades, o para quitar cualquier suciedad, lo hacía directamente con su mano izquierda.

Abu Dawud (33) narró que 'Aisha dijo: “La mano derecha del Mensajero de Al-lah (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) era para su wudu' y comida, y su mano izquierda era para limpiarse después de hacer sus necesidades y para quitar cualquier suciedad” (clasificado como sahih por Al Albani en Sahih Abi Dawud).

Al Bujari (265) y Muslim (317) narraron que Ibn 'Abbas dijo: “Maimunah (que Al-lah esté complacido con ella) dijo: ‘Le traje agua al Mensajero de Al-lah (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) para que hiciera el ghusl de la yanaba. Vertió agua en sus manos y se las lavó dos o tres veces, luego tomó agua con su mano derecha y la vertió en su mano izquierda y se lavó sus partes privadas. Luego frotó su mano en el suelo”, según otro reporte: “… luego frotó su mano en el suelo, o en la pared”.

Entonces, si podía tomar agua del recipiente con su mano derecha y lavarse con su mano izquierda, lo hacía.

Al Bujari (150) y Muslim (271) narraron que Anas Ibn Malik dijo: “Cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) salía para realizar sus necesidades, otro muchacho y yo llevábamos un recipiente con agua, es decir, para que él se limpiara con ella”.

La palabra traducida aquí como “recipiente” se refiere a una pequeño vasija de cuero que se usa para llevar agua, como se establece en Fath Al Bari de Ibn Hayar (1/76).

Ibn Rayab (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Si el agua estaba en un pequeño recipiente de cuero y cosas similares, él vertía el agua de él sobre sus partes privadas” (Fath Al Bari de Ibn Rayab, 1/276).

En tercer lugar, cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) salía del lugar donde había ido a hacer sus necesidades, frotaba su mano en el suelo, como se mencionó anteriormente en el hadiz de Maimunah, luego se "lavaba sus partes privadas. Luego frotaba su mano en el suelo".

An-Nasa'i (50) narró de Abu Hurairah que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) hacía el wudu', y cuando se limpiaba después de aliviarse, frotaba su mano en el suelo. Clasificado como hasan por Al Albani en Sahih An-Nasa'i.

Esta acción es clara y el significado es comprensible; era para eliminar cualquier cosa que pudiera haber quedado pegada en la mano como resultado de limpiarse, como suciedad u olor desagradable. Por lo tanto, el Imam Al Bujari lo incluyó en un capítulo titulado: Limpiar la mano con tierra para purificarla.

En 'Awn Al Ma‘bud (1/44) se menciona: “Para eliminar un olor desagradable, si permanece después de lavarse la mano”.

Si el individuo lava sus manos con jabón y cosas similares, lo que eliminarán tales rastros, esto es similar a frotarlo en el suelo o tal vez incluso mejor.

An-Nawawi (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Es recomendable para quien se ha limpiado con agua, después de haber terminado, limpiar su mano con tierra o potasa, o frotarla con polvo o en la pared, para eliminar cualquier rastro desagradable de ella” (Sharh Muslim, 3/231).

Luego hacía el wudu' como para la oración; comenzaba lavándose las manos tres veces antes de ponerlas en el recipiente.

Al Bujari (265) y Muslim (317) narraron que Ibn 'Abbas dijo: “Mi tía materna, Maimunah, me dijo: ‘Le traje al Mensajero de Al-lah (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) agua para que hiciera el ghusl de la yanaba. Vertió agua en sus manos y se las lavó dos o tres veces, luego puso su mano en el recipiente y vertió algo de agua sobre sus partes privadas y se las lavó con su mano izquierda. Luego frotó su mano en el suelo”; según otro reporte: “… luego frotó su mano en el suelo, o en la pared”.

Ver también las respuesta a las pregunta 2532 .

Y Al-lah sabe mejor.

Origen: Islam Q&A