Viernes 8 Rabii' al Awal 1440 - 16 Noviembre 2018
Español

Un cristiano se encuentra con una mención al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en sus escrituras

Pregunta

Soy un joven cristiano y he estudiado las religiones cristiana y musulmana. Encontré que el Profeta Muhámmad es mencionado en el Evangelio, pero ninguno de los musulmanes con que me encontré quiere saber la verdad acerca de esto, y los cristianos tampoco. ¿Qué debo hacer?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Estimado jovencito, ¿qué bien harías si salvas a los demás pero no te salvas a ti mismo? Si todo aquel que te escucha aprendiera lo que has encontrado en el Evangelio hasta abrazar el Islam, e ingresaran al Paraíso y fueran salvados del Infierno, pero tú no corrieras el mismo destino, y continuaras aferrado a los errores del cristianismo hasta tu desaparición física de este mundo (Dios no lo permita), entonces, por Dios, ¿qué esperanza tendrías? 

Lo que te espera a ti es algo mejor que eso. Olvida las discusiones entre cristianos y musulmanes, y piensa, ¿qué estás esperando para seguir la verdad que has descubierto? Eres tú el que debe hacer algo con eso. 

¿No sabes acaso que los mensajes revelados que Dios envió a la humanidad no se completaron hasta que Él envió al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?

Dios dijo (traducción del significado): 

“Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión” (Al-Má'idah, 5:3). 

Se narró de Yábir Ibn ‘Abd Allah (que Dios esté complacido con él) que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Mi situación con los profetas es como cuando un hombre construye una casa y la completa, excepto por una piedra angular. La gente la observa y la admira, pero dice: “Si no fuera por esa piedra angular que falta…”. Y yo soy esa piedra angular, que ha sido enviada para completar el mensaje de los profetas previos”. (Consensuado como auténtico por los sabios). 

¿No sabes acaso que Dios hizo un pacto con los creyentes que creerían en todos los profetas, incluso también en el Último Profeta, Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), si llegaban a vivir para conocer su mensaje? 

Dios dijo (traducción del significado):

“Y recordad cuando Allah concertó un pacto con cada uno de los Profetas diciéndoles: Os concedo el Libro y la sabiduría, y cuando se os presente un Mensajero que confirme lo que se os haya revelado, creed en él y auxiliadle [y procurad que vuestros seguidores también cumplan este compromiso]. ¿Asumís tal compromiso? Respondieron: Estamos de acuerdo. Dijo: Entonces, sed testigos unos de otros; yo también atestiguo con vosotros” (Ali ‘Imrán, 3:81). 

Muchos de los cristianos fueron guiados hacia el Islam y se apresuraron a seguir lo que descubrieron, y ninguna amenaza los asustó ni ninguna tentación los distrajo de hacerlo. Fueron hombres y mujeres, árabes y no árabes, líderes y gente de a pie. Ellos son una antorcha en tu camino. 

Por ejemplo, los cristianos de Abisinia son un buen ejemplo para ti, tan pronto oyeron el mensaje del Islam se dieron cuenta que confirmaba lo que ellos conocían de Dios en la Torá y el Evangelio. Ellos se convirtieron al Islam y siguieron al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Dios, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado): 

“Encontrarás que los peores enemigos de los creyentes son los judíos y los idólatras, y los más allegados a ellos en afecto son quienes dicen: Somos cristianos. Esto es porque entre ellos hay sacerdotes y monjes [sabios y desapegados], y por que no son soberbios. Y cuando oyen lo que le ha sido revelado al Mensajero ves que sus ojos se inundan de lágrimas porque reconocen la Verdad. Dicen: ¡Señor nuestro! Creemos, cuéntanos pues, entre quienes son testigos [de la Verdad]. ¿Y por qué no habríamos de creer en Allah y en lo que nos ha llegado de la Verdad si anhelamos que nuestro Señor nos introduzca [al Paraíso] con los justos? Allah les recompensará por lo que dijeron con jardines por los que corren los ríos, y en los que estarán eternamente. Y ésa es la recompensa de los benefactores” (Al-Má'idah, 5:82-85).

¿Cómo no lo harían, cuando su rey se había ya apresurado a seguirla? Escucha su historia, tal como la relató un testigo presencial en aquella época: 

Se registró que Abu Musa (que Dios esté complacido con él) dijo:

“El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos ordenó emigrar a Abisinia cuando la persecución contra los musulmanes se puso difícil en La Meca. Pero le llegaron noticias de ello a la tribu de Qureish, y entonces enviaron a ‘Amr Ibn Al-'As y a ‘Umarah Ibn Al-Walíd, quienes llevaron regalos para el rey de Abisinia. Ambos nos presentamos ante el rey, pero ellos le llevaron un regalo, que el rey aceptó, y ellos se postraron ante él. Entoces ‘Amr Ibn al-'As le dijo: “Algunos de nuestros compatriotas apostataron de nuestra religión, y han venido a refugiarse en tus tierras”. El rey dijo: “¿En mis tierras?”. “Sí”, respondió él. 

Entonces el rey envió a buscarnos, y Ya’far nos dijo: “Que nadie diga nada, yo hablaré con él”. Llegamos entonces ante el rey cuando estaba sentado con su corte, con ‘Amr Ibn Al-'As a su derecha y ‘Umarah a su izquierda, y los monjes y sacerdotes sentados en filas. ‘Amr y ‘Umarah le dijeron al rey: “Ellos no se postrarán ante ti”. Entonces los sacerdotes nos dijeron: “Póstrense ante el rey”. Y Ya’far dijo: “Sólo nos postramos ante Dios”. El rey le preguntó: “¿Por qué?”, y Ya’far respondió: “Dios nos ha enviado un profeta y mensajero, el Mensajero que predijo el Mesías Jesús, quien dijo que un mensajero llegaría y se llamaría Áhmad. Él nos ordenó adorar a Dios y no asociarle nada ni nadie, establecer la oración, y pagar la caridad obligatoria. Nos ordenó hacer el bien y nos prohibió la injusticia”. 

La gente allí presente quedó impresionada por sus palabras, entonces ‘Amr interrumpió el silencio para decir: “Que Dios bendiga al rey, ellos no están de acuerdo con vuestra fe acerca de Jesús, el hijo de María”. El rey le preguntó a Ya’far: “¿Qué dice tu compañero acerca del hijo de María?”. Y respondió: “Nos dice lo que Dios ha dicho: que él fue un alma creada por Dios, y Su palabra, a quien Él trajo a través de una virgen a la cual ningún hombre había tocado”. 

Entonces el rey de Abisinia tomó su cayado, trazó una línea en el suelo, y dijo: “Sacerdotes y monjes, lo que esta gente dice acerca de Jesús no es más diferente de lo que vosotros decís que esta línea… Bienvenidos sean, y aquel que los ha enviado. Doy testimonio de que es el Mensajero de Dios y que es quien fue predicho por Jesús hijo de María. Si no fuera por mi posición en este reino, iría a buscarlo y llevaría sus sandalias. Quédense en nuestra tierra tanto como quieran”. Y ordenó que se les dé alojamiento y comida, y le dijo a la gente de Qureish: “Regresen con sus regalos”. Narrado por Al-Hákim en Al-Mustadrak, 3208. 

¿Sabes acaso que si creíste en el mensaje del cristianismo, y luego descubriste algo que te hizo creer en el Islam, y entonces seguiste al Último de los Profetas y Mensajero, entonces tendrás doble recompensa de Dios? Dios dijo (traducción del significado): 

“Quienes recibieron Nuestra revelación anteriormente [judíos y cristianos] creyeron en él [el Corán]. Y cuando se les recitaba [el Corán] decían: Creemos en él; por cierto que es la Verdad que proviene de nuestro Señor. Ya nos habíamos sometido a Allah antes de esta revelación. Éstos son quienes recibirán su recompensa duplicada por haber sido perseverantes, y haber respondido con buenas acciones a aquellos que les trataron de mal modo, y haber dado en caridad parte de lo que les habíamos proveído. Y [porque] cuando oían un insulto, lo evadían y exclamaban: Nosotros responderemos por nuestras acciones y vosotros por las vuestras. No tomaremos represalias por esto, no queremos seguir el camino de los ignorantes” (Al-Qasas, 28:52-55). 

Se narró de Abu Musa al-Ash’ari (que Dios esté complacido con él) que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Hay tres que tendrán una doble recompensa: uno de la Gente de las Escrituras (judíos y cristianos) que creyó en su profeta, vivió para ver a Muhámmad, lo siguió y creyó en él; un servidor que cumplió su deber hacia Dios y hacia la autoridad bajo cuya protección estaba; y un hombre que tenía una esclava, la alimentó, la vistió y la cuidó bien, le dio educación, luego la liberó, y se casó con ella. Ellos tendrán una doble recompensa”. Narrado por al-Bujari (3011) y Muslim (154). 

Finalmente, Dios, glorificado y exaltado sea, dijo en el Último Testamento, es decir en el Sagrado Corán (traducción del significado):

“¡Oh, hombres! Os ha llegado el Mensajero con la Verdad de vuestro Señor. Creed pues, esto es lo mejor para vosotros. Y si no creéis, sabed que a Allah pertenece cuanto hay los cielos y la Tierra. Allah es Omnisciente, Sabio. ¡Oh, Gente del Libro! No os extralimitéis en vuestra religión. No digáis acerca de Allah sino la verdad: Ciertamente el Mesías Jesús hijo de María, es el Mensajero de Allah y Su palabra [¡Sé!] que depositó en María, y un espíritu que proviene de Él. Creed pues, en Allah y en Sus Mensajeros. No digáis que es una trinidad, desistid, pues es lo mejor para vosotros. Por cierto que Allah es la única divinidad. ¡Glorificado sea! Es inadmisible que tenga un hijo. A Él pertenece cuanto hay en los cielos y la Tierra. Es suficiente Allah como protector. El Mesías no menosprecia ser un siervo de Allah, como tampoco los Ángeles allegados. Quien desdeñe adorarle y se ensoberbezca, sepa que todos juntos serán resucitados y congregados ante Él. Pero los creyentes que hayan obrado rectamente, serán retribuidos completamente y les concederá aún más de Sus gracias. En cuanto a quienes hayan desdeñado adorarle y se hayan ensoberbecido, les condenará con un castigo doloroso. No encontrarán, fuera de Allah, ningún protector ni socorredor. ¡Oh, hombres! Os han llegado pruebas de vuestro Señor, y hemos hecho descender a vosotros una luz evidente [el Corán]. En cuanto a quienes creyeron y se aferraron a Allah, Él tendrá compasión de ellos, les agraciará y les guiará por el sendero recto” (An-Nisá', 4:170-175). 

Para más información, por favor consulta la respuesta a la pregunta No. 154022 y otras sobre este tema. 

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios