Miércoles 13 Rabii' al Awal 1440 - 21 Noviembre 2018
Español

¿Cuán auténtico es el reporte que dice “Alabado sea Dios, que me ha alimentado y me ha concedido provisión”?

25824

Fecha de publicación : 28-10-2015

Vistas : 940

Pregunta

La súplica para después de comer que dice: “Al hámdu lilláhi al-ladí at’ámani wa razáqani wa ya’álani min al-muslimín”, proviene de un reporte, pero yo no tengo información ni evidencia alguna de él. Alguien me está pidiendo una evidencia sobre él, que agradecería si usted puede proveérmela.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

El reporte en cuestión es:

Se narró que Abu Sa’íd (que Dios esté complacido con él) dijo: “Cuando el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) comía o bebía, solía decir: “Al hámdu lilláhi al-ladí at’ámani wa saqana wa ya’álana min al-muslimín” (Alabado sea Dios que nos ha alimentado y nos ha hecho de los musulmanes). Narrado por Abu Dawud, 3850; at-Tirmidi, 3457.

El shéij Al-Albani dijo en su comentario sobre Al-Kalim at-Táyib (189), por el shéij Al-Islam Ibn Taimíyah:

“Su cadena de transmisión es débil, porque sus transmisores estaban confundidos acerca de ello, como explicó Al-Háfiz en at-Tahdíb, y por Al-Háfiz al-Mazi antes de él en Tarij al-Kabir, 1/1/353-354; y por el imam Al-Bujari antes de ellos en Tarij al-Kabir, 1/1/353-354, y por an-Nasá'i en al-Iaum wa al-Láilah, 288-290. Y at-Tirmidi, a pesar de su bien conocida indulgencia, no lo clasificó como bueno.

Hay reportes similares que se han probado como auténticos del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) acerca de este asunto, como los siguientes:

- Se narró de Abu Umámah que cuando el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) había terminado de comer decía: “Al hámdu lilláhi al-ladí kafana wa arwana ghaira makfiyín wa la makfur” (Alabado sea Dios, quien ha satisfecho nuestras necesidades y saciado nuestra sed. Tus favores no pueden ser compensados ni negados). Y en otra ocasión dijo: “Al hámdu lilláhi rábbana ghair makfiyín wa la muwadda’ín wa la mustaghna rábbana” (Alabado sea Dios, nuestro Señor. Tus favores no pueden ser compensados ni ignorados, Oh, Señor nuestro)”. Narrado por al-Bujari, 5459.

- Se narró que Abu Aiyúb al-Ansari dijo: “Cuando el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) comía o bebía algo, solía decir: “Al hámdu lilláh al-ladí at’ama wa saqaa wa sawwágahu wa ya’ala lahu májrayan” (Alabado sea Dios que nos ha dado de comer y de beber, que lo ha hecho fácil de digerir para nosotros). Narrado por Abu Dawud, 3851, y clasificado como auténtico por al-Albani en as-Sahihah, 2061.

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios