Jueves 12 Muharram 1446 - 18 Julio 2024
Español

La definición de valentía y qué nos ayuda a desarrollarla

Pregunta

¿Qué es la valentía de acuerdo al Islam? ¿Cómo se puede tenerla?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Primero, la valentía es la resolución en el corazón en momentos de peligro (Tahdhib Al-Lugah 1/214; Lisan Al ‘Arab 8/173).

Segundo, en términos cotidianos, la valentía se refiere a la resolución en el corazón en tiempos de calamidad y mantenerse en calma cuando uno se enfrenta a situaciones atemorizantes. Ibn Al Qaiem (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Mucha gente puede confundir la valentía con la fuerza física, pero son dos cosas diferentes. La valentía es la resolución en el corazón cuando nos enfrentamos a calamidades, incluso siendo débiles.

[Abu Bakr] As-Siddiq (que Al-lah esté complacido con él) era el más valiente de esta Ummah luego del Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) a pesar de que ‘Umar y otros eran más fuertes que él físicamente. Pero él superaba a todos los compañeros en la resolución de su corazón en cada situación ante la que incluso las montañas temblaban. En esos casos, siempre tenía calma y resolución en su corazón, y la gente de valor de entre los compañeros y sus héroes recurrían a él, y él los calmaba y los afianzaba” (Al Furusiah, p. 500).

También dijo: “La valentía proviene del corazón; es la constancia y la calma en momentos de temor. Es una característica que resulta de la paciencia y del pensamiento positivo, porque cuando alguien piensa que puede superar los problemas y tiene una paciencia que le ayuda, se mantiene resuelto. De la misma forma, la cobardía resulta de pensamientos negativos y de la impaciencia, lo cual hace pensar a la persona que no puede superar los problemas y no tiene paciencia para estar calmo. El origen de la cobardía es una mente negativa y siempre pensar que pasará lo peor…” (Ar-Ruh, p. 236).

Ibn Hazm (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “La definición de valentía es: estar dispuesto a ofrecer la vida misma para defender la fe y a las mujeres, para defender al vecino que ha sido perjudicado, para defender al oprimido que busca nuestra protección, y para defender al que ha sido perjudicado en su honor o su riqueza, o de cualquier otra manera, sean los malhechores pocos o muchos. Quedarse cortos en lo que mencionamos es ser cobarde y débil. Exponer la vida al peligro por cuestiones mundanales es una imprudencia y una tontería. Más tonto aún es el que ofrece su vida porque se niega a dar a la gente lo que le corresponde, o para defender a otro que se niega a darles lo que les corresponde” (Al Ajláq was-Siar, p. 32).

Tercero, el Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) era la persona con más valentía, tal como narraron Al Bujari (2908) y Muslim (2307) de parte de Anas (que Al-lah esté complacido con él), quien dijo: “El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) era la mejor de las personas y el más valiente. Una noche, la gente de Medina estaba en estado de alarma y algunos se dirigieron al lugar de donde provenía el sonido [que causaba la alarma]. Se encontraron con el Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él), quien regresaba pues había ido a investigar el asunto. Estaba montado sobre el caballo de Abu Talhah, sin montura, con su espada apoyada en su cuello, y decía: ‘No teman, no teman’”.

Cuarto: Hay muchas formas de desarrollar la valentía, entre las cuales podemos mencionar:

  • Ser fuertes en la fe y permanecer así.
  • Estudiar las biografías de los héroes y hombres valientes del Islam.
  • Tener el valor de decir la verdad.
  • Tener la valentía de denunciar el mal y prohibirlo.
  • Mantener el control.

Se narró de Abu Hurairah que el Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: “El hombre fuerte no es el Sura’ah (aquel que lucha y tira a otros al piso); el hombre fuerte es aquel que logra controlarse en momentos de furia” (narrado por Al Bujari [6114] y Muslim [2609]).

Ibn Al Azir dijo en An-Nihaiah (2/23): “As-Sura’ah es el hombre que lucha con otros y que es tan fuerte que nadie lo puede derribar. Él Profeta usó esa frase en el contexto del auto control, de suprimir la ira y el nafs (ego), porque si la persona controla su nafs, podrá derrotar al más fuerte de sus enemigos y al peor de sus oponentes”.

  • Respetar las órdenes del Islam.
  • Respetar los límites impuestos por Al-lah.
  • Mostrar valentía en situaciones apremiantes.
  • Apoyar al que ha sido perjudicado y luchar para frenar el maltrato al que ha sido sometido.

Y Al-lah sabe más.

Origen: Islam Q&A