Sábado 14 Muharram 1446 - 20 Julio 2024
Español

¿Qué cosas invalidan el ghusl?

Pregunta

Si tengo las uñas largas y no están limpias, ¿eso invalida el ghusl? Quiero saber todo lo que invalida el ghusl mientras lo realizo; por ejemplo, si durante el ghusl cae agua al suelo y rebota sobre mí, ¿eso invalida el ghusl?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Para que el ghusl sea válido, hay condiciones que deben cumplirse y, si no se cumplen, entonces el ghusl es inválido. Estas condiciones son:

  1. La intención (niah)

El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: "Las acciones valen por sus intenciones, y cada persona recibirá de recompensa aquello que pretendía" (narrado por Al Bujari, 1; y Muslim, 1907).

Así que es esencial, cuando se comienza a hacer el ghusl, tener la intención de eliminar la impureza (yanabah) haciendo ese ghusl.

El Sheij 'Izz Ad-Din Ibn 'Abdus-Salam (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “El propósito de las intenciones (niat) es distinguir los actos de adoración de las acciones ordinarias, o distinguir un acto de adoración de otro. Por ejemplo:

Un ejemplo es el ghusl, porque lavarse puede hacerse como un acto de adoración, buscando acercarse a Al-lah, como hacer el ghusl para limpiarse de la impureza (hadaz), o puede hacerse con fines ordinarios, como refrescarse, limpiarse, bañarse con fines medicinales o para eliminar la suciedad.

Ya que uno puede tener diversos motivos para lavarse (ghusl), es esencial distinguir lo que se hace por Al-lah de lo que se hace con propósitos ordinarios” (Qawa'id Al Ahkam, 1/207).

Se preguntó al Comité Permanente de Investigación Académica e Ifta': “Hice el ghusl cuando pensaba que estaba en un estado de pureza, por lo tanto, no tenía la intención de eliminar una impureza mayor. Después de hacer el ghusl, recordé que había estado en un estado de impureza (yanabah) antes de hacer el ghusl. ¿Tengo que repetir el ghusl, o me purifiqué haciendo ese ghusl?”

Ellos respondieron: “Si hiciste ese ghusl con la intención de limpiarte o refrescarte, entonces debes repetir el ghusl con la intención de eliminar la impureza mayor, porque no tenías esa intención cuando hiciste el primer ghusl, y el Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: " Las acciones valen por sus intenciones" (Comité Permanente de Investigación Académica e Ifta'. Salih Al Fawzan, 'Abdul-'Aziz Al Ash-Shaij, 'Abdullah Ibn Ghadian, 'Abdur-Razzaq 'Afifi, 'Abdul-'Aziz Ibn 'Abdil-lah Ibn Baz”. Fatawa Al-Laynah Ad-Da'imah, vol. 2 ,4/133).

  1. El agua utilizada para el ghusl debe ser pura (tahir).

Ibn 'Abd Al Barr (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Cualquier cambio en el agua debe ser debido a algo que es impuro o algo que no es impuro. Si se debe a algo impuro, entonces los eruditos están unánimemente de acuerdo en que no es pura y no puede usarse para la purificación” (At-Tamhid, 19/16).

Si alguien comienza a realizar el ghusl y luego se da cuenta de que el agua es impura (nayis), entonces debe repetir su ghusl utilizando agua que sea pura (tahir).

En cuanto al agua que salpica el cuerpo de quien realiza el ghusl, sigue siendo pura.

Ibn Al Mundhir (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Los eruditos están unánimemente de acuerdo en que, en el caso de un hombre que está en estado de impureza, que no tiene ninguna impureza en su cuerpo, si se echa agua en la cara o en los brazos, y luego esa agua fluye sobre otras partes de su cuerpo y su vestimenta, sigue siendo pura, porque es agua pura que estuvo en contacto con un cuerpo puro... De acuerdo con el consenso de los expertos, el agua que permanece en las extremidades de quien ha realizado el wudu’ o ghusl, y cualquier gota que caiga de él sobre su ropa limpia, se considera pura (tahir). Esto se debe a que el agua que se ha utilizado para el wudu’ o ghusl es pura” (Al Awsat, 1/288).

Por lo tanto, si un musulmán realiza el ghusl con agua pura, y el agua cae sobre el suelo limpio, y luego el agua salpica de nuevo sobre su cuerpo, eso no afecta la validez de su ghusl o la pureza de su cuerpo.

Lo que sucede normalmente en los baños que se utilizan hoy en día, es que el lugar donde se alivian las necesidades está separado del lugar donde se hace el ghusl, por lo que no se produce contaminación, y la mera incertidumbre sobre el suelo del baño no cuenta, para evitar abrir la puerta a waswasah [susurros del Shaitan; pensamientos intrusivos] o a una precaución innecesaria. Por lo tanto, el agua que cae al suelo o salpica el cuerpo mientras uno se lava no se considera impura, a menos que uno sepa que hay alguna impureza en el suelo del lugar donde se está lavando.

  1. El agua debe llegar a todo el cuerpo, por lo que no debe haber nada en el cuerpo que pueda impedir que el agua llegue a la piel o al cabello, porque la yanabah afecta a todo el cuerpo.

An-Nawawi (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “[Los eruditos] están unánimemente de acuerdo en que el yanabah afecta a todo el cuerpo” (Al Maymu', 1/467).

Si hay un vendaje quirúrgico, por ejemplo, sobre la piel, o alguna sustancia sobre el cabello o la piel que forme una barrera que impida que el agua llegue, entonces, en este caso, el ghusl no es válido y estas cosas deben quitarse para que el ghusl sea válido.

En el caso de las uñas largas con suciedad debajo, en la mayoría de los casos no impiden que el agua llegue debajo de la uña, porque el agua puede penetrar en ella. Si impide que el agua llegue a la piel, entonces es un área muy pequeña que puede pasarse por alto, porque esto es algo que le sucede muy a menudo a la gente, y la Shari’ah no nos dice que debemos asegurarnos de que el agua pase por debajo de las uñas al hacer el wudu’ y el ghusl.

An-Nawawi (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Si hay suciedad debajo de las uñas, si no impide que el agua llegue a lo que está debajo de las uñas porque es una pequeña cantidad, el wudu’ es válido. Si impide que el agua llegue a la piel debajo de las uñas, entonces Al Mutawal-li afirmó que el ghusl se considera inválido y la persona aún se encuentra en estado de impureza (hadaz), como es el caso cuando la suciedad se encuentra en cualquier otra parte del cuerpo. En Al Ihia', Al Ghazali afirmó definitivamente que está bien, y que el wudu’ y el ghusl son válidos en este caso, y que puede pasarse por alto debido a la necesidad. Dijo: ‘Porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) solía ordenarles que se cortaran las uñas y criticaba que dejaran suciedad debajo de ellas, pero no les ordenaba que repitieran la oración’" (Al Maymu', 1/287).

El Sheij Al Islam Ibn Taimiah (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Si una pequeña cantidad de suciedad debajo de las uñas impide que el agua llegue a la piel, la purificación sigue siendo válida” (Al Fatawa Al Kubra, 5/303).

Para más información sobre el primer punto mencionado, véanse las respuestas a las preguntas 27070 y 83172  .

  1. La cuarta condición es un asunto sobre el cual los eruditos difieren, que es la continuidad del lavado entre las partes del ghusl y no permitir ninguna interrupción prolongada entre ellas.

Ibn Qudamah (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “La mayoría de los eruditos no creen que la interrupción del ghusl lo invalide, excepto Rabi'ah, quien dijo: ‘Si alguien lo hace deliberadamente, creo que debe repetir el ghusl’. Esta fue la opinión de Al-Laiz, en la que difería de Malik, y algunos de los compañeros de Ash-Shafi'i estuvieron de acuerdo.

Pero la opinión de la mayoría es más probable que sea correcta, porque se trata del ghusl, en el que no es esencial realizar las acciones en un orden determinado, por lo que no se requiere continuidad”. (Al Mughni, 1/291-292).

El Sheij Ibn 'Uzaimin (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo en su comentario Zad Al Mustaqni': “Lo que las palabras del autor parecen querer decir, es que la continuidad no es esencial en el ghusl, por lo que, si el individuo lava parte de su cuerpo y lo completa después de lo que se consideraría un período prolongado según la costumbre, su ghusl sigue siendo válido. Esta es nuestra opinión.

Y se dijo que la continuidad es una condición esencial. Esto fue narrado por el Imam Ahmad, y fue la opinión de algunos de nuestros compañeros. Esta —es decir, la opinión de que la continuidad es una condición esencial— es más correcta, porque el ghusl es un solo acto de adoración, cuyas partes deben sucederse de manera continua.

Pero si el individuo lo interrumpe por una razón válida, por ejemplo, si se acaba el agua mientras está haciendo el ghusl, y después obtiene más agua, no tiene que repetir lo que ya había lavado, sino que debe completar lo que queda por lavar” (Ash-Sharh Al Mumti', 1/365).

Por lo tanto, el musulmán debe ser cuidadoso al realizar el ghusl, y evitar cualquier interrupción prolongada entre el lavado de las diferentes partes de su cuerpo, a fin de evitar este asunto sobre el cual difieren los eruditos, y tomar precauciones para asegurarse de que su oración sea válida.

Y Al-lah sabe más.

Origen: Islam Q&A