Lunes 11 Rabii' al Awal 1440 - 19 Noviembre 2018
Español

Tipos de sueños distinguidos por la ley islámica, ¿hay algún tipo de sueño premonitorio?

67624

Fecha de publicación : 21-02-2015

Vistas : 2370

Pregunta

Me estaba preguntando si es posible que uno tenga sueños premonitorios, o que le adviertan a uno sobre sucesos futuros. Recientemente tuve algunos sueños donde alguien está tratando de perjudicar a uno de los miembros de mi familia, no sé si físicamente o hablando a sus espaldas. Esto es lo que parecen decir mis sueños. No le dije nada a mi familia acerca de estos sueños, sólo les dije que le pidan a Dios que nos proteja, porque otra gente ajena a la familia podría querer hacernos daño. Yo sé que a la hora de hacer planes nadie puede superar a Dios. ¿Hice mal en decirle a mi familia que yo temo que alguien pueda lastimarnos, y en decirles que hagan súplicas pidiendo protección? Espero que si Dios quiere usted pueda brindarme una respuesta.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Le pedimos a Dios que nos proteja y que te proteja de todo mal y de todo lo perjudicial, y que nos mantenga a salvo de los planes y maquinaciones de los demás, sea que provengan de la humanidad o del mundo de los genios. Porque Dios es el mejor de los protectores, y el más misericordioso entre quienes muestran misericordia. 

Con respecto a lo que el musulmán ve en sus sueños, la ley islámica sólo describe tres categorías: los sueños beneficiosos inspirados por Dios, las pesadillas inspiradas por Satanás, y sueños que reflejan los pensamientos y preocupaciones que la persona experimenta diariamente. 

Los sueños inspirados por Dios son aquellos por los cuales el soñador atestigua cosas estimulantes o enriquecedoras, generalmente del agrado del soñador. Pueden dejar la sensación de un aprendizaje o de las buenas noticias, y también de una advertencia contra un posible mal, de una ayuda o de una guía. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos enseñó que estos sueños son un favor de Dios para aquellos a quienes Él ama, y nos enseñó a dar gracias a Dios por ellos. 

Los sueños perjudiciales son aquellos en los que el soñador ve cosas horribles de los cuales no puede obtener ninguna enseñanza. Estos sueños provienen de Satanás y suelen ser conocidos como pesadillas, porque vienen acompañados de sentimientos de angustia, desesperación, pánico, y otras sensaciones desagradables. El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos enseñó a buscar refugio en Dios de estos sueños escupiendo en seco tres veces sobre el hombro izquierdo y diciendo “Me refugio en Dios de Satanás, el maldito”, y nos aseguró que si hacemos esto, las pesadillas no nos dañarán. También nos recomendó darnos vuelta y dormir sobre el otro costado (cambiar de posición), y rezar dos rak’as antes de volver a dormir. 

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también nos enseñó que debemos contarle a la gente nuestros buenos sueños agradeciendo a Dios por ello, y que debemos  sepultar en el olvido a las pesadillas no contándole a nadie lo que hemos visto en ellas. 

Pero es posible que lo que uno experimenta en un sueño no caiga en ninguna de estas dos categorías, y que el contenido del sueño provenga simplemente del propio subconsciente, o más bien, de las preocupaciones, temores o pensamientos que acumulamos en él durante el día. Por ejemplo, un hombre trabaja desempeñando determinada profesión y pasa todo el día trabajando en ese campo, y cuando se acuesta a dormir se queda pensando en sus responsabilidades, proyectos, preocupaciones, etc. Es muy probable que por la noche sueñe con alguna de las cosas que le preocupan. Y es posible que la preocupación acerca de un ser querido cause el mismo efecto. La ley islámica no tiene una interpretación determinada ni normas asociadas para este tipo de sueños. 

Se narró de Abu Hurairah que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Hacia el final de los tiempos, difícilmente algún sueño del musulmán sea falso. Los que tendrán los sueños más verídicos serán los más veraces en su discurso. El sueño de un musulmán es una de las 45 partes de la Profecía. Hay tres tipos de sueños: los sueños lúcidos inspirados por Dios, las pesadillas inspiradas por Satanás, y aquellos inspirados por los temores y preocupaciones de la gente”. 

El Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Las palabras ‘El sueño de un musulmán es una de las 45 partes de la Profecía’, significan que los sueños del creyente se vuelven realidad, y que probablemente sean como parábolas que los ángeles le enseñan. Ellos pueden informarle de algo que está sucediendo o que va a suceder. Por lo tanto, si lo que el creyente sueña se vuelve realidad, entonces estos sueños son como una revelación o parte de la Profecía, y por eso el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo que son una parte de ella”. Maymu' al-Fatáwa Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín, 1/327. 

Los sueños del creyente son descriptos en los reportes del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) como ‘sueños verdaderos’, ‘sueños buenos’ o ‘de Dios’. Lo que significa ‘verdaderos’ queda explicado en las palabras del Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín arriba citadas, significando que pueden volverse realidad. Lo que significa ‘buenos’ es que son beneficiosos, que encierran lecciones importantes para el creyente o que simplemente encierran buenas noticias. Y lo que significa ‘de Dios’ es que son un favor de Dios para el creyente y una fuente de guía. 

Las pesadillas son descriptas en los reportes del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) como ‘angustiantes’ o ‘de Satanás’. Lo que significa ‘angustiantes’ es que causan sensaciones desagradables en la persona que los experimenta, como terror, tristeza, desesperación, odio, etc. Lo que significa ‘de Satanás’ es que estos sueños son el resultado de influencias negativas y perjudiciales en la vida del creyente, que son parte de los esfuerzos de Satanás por apartarle de la buena senda. 

El Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Los sueños que causan miedo provienen de Satanás. Satanás describe a la persona cosas que lo alarman o asustan en sus sueños, con respecto a su riqueza, su familia, su comunidad, porque su objetivo es entristecer a la persona. Dios dijo (traducción del significado): 

“Las conversaciones en secreto son obras de Satanás que entristecen [y preocupan] a los creyentes. Pero no podrán hacerles ningún daño, salvo que Allah lo permitiese. Que los creyentes se encomienden a Allah” (Al-Muyádilah, 58:10). 

Satanás busca todo aquello que causa angustia y desesperación en la gente, tanto durante su sueño como durante su vigilia, porque es ciertamente el enemigo de la humanidad. Dios dijo (traducción del significado): 

“Ciertamente Satanás es para vosotros un enemigo, tomadlo pues, como un enemigo; él seduce a sus seguidores para que se cuenten entre los moradores del Infierno” (Fátir 35:6)”. Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín, 1/329. 

El Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos enseñó lo que debemos hacer si vemos algo desagradable en sueños y nos despertamos, que es escupir en seco tres veces sobre nuestro hombro izquierdo y buscar refugio en Dios de Satanás el maldito, rezar si uno lo desea, luego cambiar de posición para dormir, y no contarle la pesadilla a nadie. 

Debemos señalar un punto importante, y es que si un musulmán se esfuerza en obedecer a Dios en todas las circunstancias y con respecto a todos los asuntos, no experimentará ni verá situaciones angustiantes en sus sueños. Pero si en su vida diaria es un malhechor y un pecador, seguramente tendrá pesadillas. 

Ibn Muflih dijo:

“Hisham ibn Hassán dijo: “Ibn Sirín fue consultado acerca de cientos de sueños, y no dio ninguna respuesta excepto decir: “Teme a Dios y haz el bien mientras estés despierto, y lo que sea que veas en sueños no te perjudicará”. Al-Adab ash-Shari’íyah, 3/451. 

También dijo en Al-Adab ash-Shari’íyah, 3/453:

“Al-Marwadi dijo: “Fui a encontrarme con Abu ‘Abd Allah, que era un hombre piadoso, y llevé a Ibrahím al-Humaidi conmigo. Él dijo: “Mi madre vio en sueños que te pasaba tal y tal cosa, y mencionó el Paraíso. Oh, mi hermano, la gente solía decirle cosas a Sáhl ibn Salamah y sáhl se rebeló y derramó sangre, y dijo: “Los sueños pueden traer felicidad al creyente pero no pueden engañarlo”. 

En conclusión, puede haber advertencias para el soñador o para alguno de sus conocidos en un sueño, sobre algo que está descuidando, por algún pecado que está cometiendo, por alguna oportunidad que está perdiendo, etc. Estas no son pesadillas que provienen de Satanás, más bien estas advertencias provienen de Dios, y son una gracia y misericordia Suya. Por lo tanto si una persona recibe una alerta en un sueño para sí mismo o para otros, está bien que hable sobre ello. 

Puedes hablar de ello a tus parientes acerca de las precauciones que crees que deben tomar, sin mencionar a nadie en particular como autor del peligro. Si estás preocupado de que algo malo te pueda suceder, debes tomar precauciones y confiar en Dios, y nada malo te pasará si Dios quiere, aún si lo que temías se cumple. Pero si lo que temes al final no sucede y lo que soñaste no se vuelve realidad, tampoco habrá perjuicio alguno, en tanto no hayas hablado mal de nadie ni hayas transgredido ningún derecho al tomar tus precauciones. 

Para más información, por favor consulta la respuesta a la pregunta No. 6537

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios