Viernes 13 Sha'ban 1445 - 23 Febrero 2024
Español

Procedimiento para la propuesta matrimonial según la Shari’ah

Pregunta

¿Cuál es la sunnah sobre la proposición de matrimonio? Es decir, si un joven quiere casarse, ¿debe enviar a alguien a la familia de la mujer para pedir su mano? Si su propuesta es aceptada y la mujer y su familia están de acuerdo, ¿cuál es el siguiente paso antes de la Jutbah, como el mahr (dote) y otros asuntos que se le exigen al hombre? ¿Es sunnah recitar Sura Al Fatihah cuando se estipula la dote? ¿Es sunnah dar a la mujer un anillo el día del compromiso y el día de la boda o hay algún tipo especial de vestimenta?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

En primer lugar, si un hombre quiere casarse y ha decidido proponer matrimonio a una mujer en particular, puede ir solo a ver al tutor de ella, o con uno de sus parientes, como su padre o su hermano, o puede delegar a otra persona para que proponga matrimonio en su nombre. La cuestión es amplia y deben seguirse las costumbres predominantes. En algunos países se considera impropio que el pretendiente vaya solo, por eso este asunto debe tenerse muy en cuenta.

Lo que está prescrito en la Shari’ah es que el pretendiente vea a la mujer a la que quiere proponer matrimonio, debido al relato narrado por At-Tirmidhi (1087), An-Nasa'i (3235) e Ibn Mayah (1865) de Al Mughirah Ibn Shu'bah (que Al-lah esté complacido con él), quien le propuso matrimonio a una mujer y el Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: "Ve y mírala, porque eso puede generar amor entre ambos", es decir, es más probable que se establezca un amor duradero entre los dos. Este hadiz fue clasificado como sahih por Al Albani en Sahih At-Tirmidhi.

En segundo lugar, si la mujer y su familia están de acuerdo, entonces hay que acordar algunos detalles, como el mahr (dote), los gastos de la boda y la fecha a realizarse, etcétera. Esto también varía según las costumbres locales, lo que el hombre pueda permitirse y los preparativos que haya hecho para casarse. Algunas personas hacen la propuesta y el contrato matrimonial en una sola ocasión, otras retrasan el contrato matrimonial hasta después del compromiso, y otras retrasan la consumación después del contrato matrimonial. Todo esto está permitido. El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) hizo el contrato matrimonial con ‘Aishah (que Al-lah esté complacido con ella) cuando ella tenía seis años y luego consumó el matrimonio con ella cuando ella tenía nueve (Bujari, 5158).

Tercero, no es sunnah recitar Sura Al Fatihah en el momento del compromiso o en el momento del contrato matrimonial. Más bien, la sunnah es recitar Jutbat Al Hayah. Se narró que 'Abdul-lah Ibn Mas'ud (que Al-lah esté complacido con él) dijo: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) nos enseñó el Jutbat Al Hayah, (que debe decirse) en las bodas y en otras ocasiones: ‘In-na al-hamda Lil-lahi nasta'inahu wa nastaghfiruhu, wa na'udhu bihi min shururi anfusina wa sai'ati a'malina. Man iahdihil-lahu fala mudil-la lahu wa man iudlil fala hadia lahu. Wa ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah wa ash-hadu anna Muhammadan 'abduhu wa rasuluhu’ (en verdad, toda alabanza es para Al-lah, buscamos Su ayuda y Su perdón. Buscamos refugio en Él del mal de nuestras propias almas y de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guíe, nunca se extraviará; y a quien Al-lah deje extraviado, nadie podrá guiarlo. Atestiguo que no hay divinidad excepto Al-lah, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero).

{Ia aiuhan-nas ittaqu rabbakum al-ladhi jalaqakum min nafsin wahidatin wa jalaqa minha zawyaha wa bazza minhuma riyalan kaziran wa nisa’an wattaqu-Lah al-ladhi tasa’aluna bihi wa’l-arhama in-na Al-laha kana ‘alaikum raqiban} {¡Oh, seres humanos! Tengan temor de su Señor, Quien los ha creado de un solo ser, del que creó a su cónyuge e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Tengan temor de Al-lah, en Cuyo nombre se reclaman sus derechos, y respeten los lazos familiares. Ciertamente Al-lah los observa} [Corán 4:1].

{Ia aiuhal-ladhina aamanut-taqul-Laha haqqa tuqatihi wa la tamutun-na il-la wa antum muslimun} {¡Oh, creyentes! Tengan temor de Al-lah como es debido, y no mueran sino como creyentes monoteístas} [Corán 3:102]. 

{Ia aiuhal-ladhina amanut-taqul-Laha wa qulu qawlan sadidan iuslih lakum a’malakum wa iaghfir lakum dhunubakum wa man iuti’ Al-laha wa rasulahu fa qad faza fawzan ‘adhiman} {¡Oh, creyentes! Tengan temor de Al-lah y hablen solo con la verdad. [Si lo hacen,] Él hará virtuosas sus obras y perdonará sus pecados. Quien obedece a Al-lah y a Su Mensajero obtendrá un triunfo grandioso} [Corán 33:70, 71]. 

Narrado por Abu Dawud (2118) y clasificado como sahih por Al-Alba ni en Sahih Abi Dawud.

Se le preguntó al Comité Permanente para la Emisión de Fatwas (19/146): ¿Recitar Sura Al Fatihah cuando un hombre se compromete con una mujer es una innovación (bid'ah)?

Ellos respondieron: “Recitar Sura Al Fatihah cuando un hombre se compromete con una mujer o cuando se realiza el contrato matrimonial es una innovación (bid'ah)”.

Cuarto, no hay vestimenta especial que deba usarse para el compromiso, la boda o la consumación, ni para el hombre ni para la mujer. Se debe prestar atención a lo que la gente acostumbra con respecto a eso, siempre y cuando no sea contrario a la Shari’ah. Basándonos en esto, no hay nada de malo en que el hombre lleve traje y demás.

Si la mujer está en un lugar donde los hombres pueden verla, debe llevar ropa que la cubra, igual que antes y después de la boda. Pero si está entre mujeres, puede adornarse y llevar el tipo de ropa que quiera, y debe evitar la extravagancia, el despilfarro y lo que invite a la fitnah.

En cuanto a llevar un anillo, no está prescrito ni para los hombres ni para las mujeres, porque eso implica imitar a los kuffar (incrédulos). Vea la pregunta 21441.

Que Al-lah nos ayude a nosotros y a usted a realizar lo que Él ama y lo que Le complace.

Y Al-lah sabe más.

Origen: Islam Q&A