Lunes 4 Rabii' al Awal 1440 - 12 Noviembre 2018
Español

Evidencia de que Dios, glorificado y exaltado sea, está por encima de Su creación

Pregunta

Algunos musulmanes dicen que Dios está por encima de los cielos, de acuerdo a un verso del Sagrado Corán, y muchos eruditos dicen que Dios existe sin un lugar, porque sólo la creación necesita de un lugar, tiempo y espacio, y conocemos los versos que afirman que Dios no tiene semejanza alguna con nada existente en la creación. Por ende, ¿está Dios en todas partes, existe sin un lugar, o está sobre los cielos?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Los musulmanes ortodoxos creemos que Dios está por encima de Su creación, a causa de la evidencia del Sagrado Corán, de la Tradición Profética, y del consenso de los eruditos. 

Aquí presentamos algunas evidencias: 

1 – El Corán describe la exaltación y la altura de Dios en diferentes formas, como estando muy alto o por encima, y describiendo cómo Su voluntad o Su revelación ‘descienden’ desde Él, y afirmando que Él está por encima de los cielos. Por ejemplo: 

Sobre Su altura: 

“…Y Él es Sublime, Grandioso” (Corán, 2:255). 

“Glorifica a tu Señor, el Altísimo” (Corán, 87:1). 

Estando ‘por encima’: 

“Él tiene total dominio sobre Sus siervos…” (Corán, 6:18). 

“[Los Ángeles] Temen a su Señor que está por encima de ellos, y ejecutan todo cuanto se les ordena” (Corán, 16:50). 

Las cosas ‘descienden’ de Él: 

“Él es Quien decreta todos los asuntos y hace descender a [los Ángeles con] ellos de los cielos a la Tierra, y luego ascienden a Él en un mismo día recorriendo una distancia equivalente a [transitar] mil años de los vuestros” (Corán, 32:5). 

“Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios” (Corán, 15:9). 

Cosas que ‘suben hacia’ Él: 

“…hacia Él ascienden las buenas palabras [y las glorificaciones], y Él exalta las obras piadosas” (Corán, 35:10). 

“Ascenderán hacia Él los Ángeles y las almas un día que durará cincuenta mil años [el Día del Juicio]” (Corán, 70:4). 

Dios está ‘sobre’ los cielos: 

“¿Acaso os sentís a salvo de que Quien está en el cielo no os haga tragar por la tierra cuando ésta tiembla?” (Corán, 67:16). 

2 – Evidencias de la Tradición Profética: 

Se narraron muchos reportes sobre este tema cuya autenticidad en la jurisprudencia islámica alcanzan el grado de ‘mutawatir’, que significa básicamente que un mismo reporte tiene tantas cadenas de transmisión tan distintas y de tan amplias regiones geográficas, que es imposible que sus narradores se hayan puesto de acuerdo para falsificarlo. Todos ellos se remontan al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él). En uno de ellos, por ejemplo, él solía decir “Subhana Rabbil A’la” (Glorificado sea mi Señor, el Altísimo) durante la postración, y en otras narraciones se reportó que en otras circunstancias también solía decir “Por Dios, que está por encima del Trono”. 

Entre sus gestos está el señalar al cielo con el dedo índice cuando se dirigía a la gente en una gran reunión, por ejemplo durante el día de ‘Arafah, durante su última peregrinación de despedida. Él le preguntó a la gente ese día: “¿He entregado el mensaje con claridad?”, y ellos respondieron: “¡Sí!”. Él preguntó esto dos veces más para enfatizarlo, y la gente volvió a repetir lo mismo. Entonces dijo: “Dios nuestro, sé testigo”. 

También se transmitió que él solía elevar sus manos al cielo cuando decía una súplica, esto fue narrado en muchos reportes auténticos. Todo esto indica que Dios tiene los atributos de ser Altísimo y Exaltado. 

Otro ejemplo es un reporte en que él visitó a alguien que tenía a una joven esclava, y conversó con ella. Él le preguntó: “¿Dónde está Dios?”. Ella respondió: “En el cielo”. Luego le dijo: “¿Quién soy yo?”, y ella le respondió: “El Mensajero de Dios”. Entonces el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) se volvió hacia el amo de esta muchacha y le dijo: “Libérala, porque es una creyente”. Esta joven muchacha que era esclava y carecía de educación, sabía que Dios estaba en lo alto. 

Otras religiones, en cambio, niegan que Dios esté en lo alto o en el cielo, y defienden una idea conocida como panteísmo, y afirman: “Dios no está ni por encima ni por debajo, y no está a la derecha ni a la izquierda, sino en todas partes”. 

3 - El consenso de los eruditos musulmanes también afirma esta idea: 

Nuestros rectos predecesores estuvieron de acuerdo en base a la evidencia antes mencionada en que Dios estaba por encima de los cielos, como fue reportado por muchos eruditos tales como Ad-Dahabi (que Allah tenga misericordia de él) en su libro Al-‘Alú li al-‘Alí al-Gaffar. 

4 – La intuición natural y el sentido común: 

La altura es una cualidad que la mente humana asocia naturalmente con lo excelso y lo perfecto, por lo que es razonable que las personas intuitivamente piensen que Dios está en lo algo, es decir en los cielos. Siempre que una persona se ve asediada por las dificultades o se encuentra en una situación de desesperación, se vuelve hacia Dios pidiendo ayuda y mira hacia el cielo, no en otra dirección. 

Sin embargo, es extraño que aquellos que niegan que Dios esté en las alturas aduciendo que Dios está en todas partes, también miran hacia el cielo y elevan sus manos suplicando, y no se vuelven hacia ninguna otra dirección. Incluso el faraón que disputó con Moisés acerca de la naturaleza de Dios, le dijo a su ministro Hamán (traducción del significado):

 “Dijo el Faraón: ¡Oh, Hâmân! Constrúyeme una torre para que pueda ascender. Ascender a los cielos y ver a quien adora Moisés; y por cierto que creo que [Moisés] miente” (Corán, 40:36-37). 

Él supo en su mente que Dios estaba en lo alto, como dijo Dios (traducción del significado):

“Y a pesar de estar convencidos [de la verdad de los signos], los negaron injusta y arrogantemente. Observa, pues, cómo fue el final de los corruptores” (Corán, 27:14).

Estas son apenas algunas de las numerosas evidencias con que cuenta el Islam cuando afirma que Dios está por encima de los cielos.

Le pedimos a Dios que nos guíe hacia la verdad.

Y Allah sabe más.

Origen: Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid

Enviar comentarios