Miércoles 6 Rabii' al Awal 1440 - 14 Noviembre 2018
Español

Consejos para el musulmán antes de viajar para hacer la peregrinación mayor

Pregunta

¿Hay algún consejo para el que quiere viajar para la peregrinación mayor? ¿Qué debe hacer antes de viajar?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Si el musulmán ha decidido viajar para hacer la peregrinación mayor o la menor, es recomendable que aconseje a su familia y amigos a temer a Dios, glorificado y exaltado sea, es decir cumplir Sus mandamientos y prestar atención a Sus prohibiciones.

Debería poner por escrito lo que le deben y lo que él adeuda, y debería tener testigos. Debe apresurarse a arrepentirse sinceramente de todos sus pecados, porque Dios, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado):

“Y pedid perdón a Allah por vuestros pecados ¡Oh, creyentes!, que así tendréis éxito [en esta vida y en la otra]” (An-Nur, 24:31).

El verdadero arrepentimiento significa abandonar el pecado, lamentando lo que uno ha hecho en el pasado y resolviendo no volver a él. Si ha ofendido a personas, moral, física o financieramente, o ha dicho algo impugnando su honor, debe corregir ese mal y pedirles que lo perdonen antes de viajar, porque esto fue sólidamente narrado del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que dijo: “Quien ha ofendido a su hermano con respecto a su patrimonio o su honor, que le pida perdón hoy, antes de que no haya dinar o dirham que lo salve, pues si tiene algunas buenas obras en su haber, se quitarán proporcionalmente al mal que hizo, y si no tiene ninguna buena obra en su haber, algunas de las malas obras de su compañero serán añadidas a su carga”.

Debe utilizar para su peregrinación mayor o menor riqueza pura (es decir, aquello que es permitido y que obtuvo de fuentes lícitas), porque se narró de un reporte bueno del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que dijo: “Ciertamente Dios, glorificado y exaltado sea, es bueno y no acepta nada excepto lo que es bueno (es decir, permitido)”. At-Tabarani registró que Abu Hurairah (que Dios esté complacido con él) dijo que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si un hombre parte como peregrino con provisión pura y permitida, y pone su pie en el estribo y exclama “Aquí estoy, Dios nuestro, aquí estoy (labbáika Allahúmma labbáik)”, le dirán desde el cielo “Que prosperes; tu provisión es lícita, tu montura es lícita, tu peregrinación mayor será aceptada y tus pecados serán expiados”. Pero si un hombre se pone en camino con provisiones prohibidas, y pone su pie en el estribo y exclama “Aquí estoy, Dios nuestro, aquí estoy (labbáika Allahúmma labbáik)”, le dirán desde el cielo “Que tú nunca prosperes; tu provisión es prohibida, tu gasto es prohibido y tu peregrinación mayor no será aceptada”.

El peregrino no debe mostrar ningún interés en lo que las personas tienen y debe abstenerse de pedirles, porque el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien pida a Dios que le ayude a mantener su dignidad, Dios le ayudará; y quien busca la ayuda de Dios para ser independiente de medios, Dios lo hará independiente”. Y él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Un hombre pedigüeño seguirá pidiendo a los demás hasta que llegue al Día de la Resurrección sin carne en su rostro”.

El peregrino debe, para realizar la peregrinación mayor y menor, buscar complacer a Dios y tener éxito en el Más Allá, buscar acercarse a Dios en esos lugares santos por medio de lo que a Él Le agrada, en palabras y hechos. Hay que tener cuidado en esto, no sea que su intención al realizar la peregrinación mayor sea la ganancia mundana o mostrarse y jactarse sobre eso, porque esos están entre los más condenables de los objetivos subliminales y son la causa de que las buenas obras sean rechazadas y no sean aceptadas, como Dios, glorificado y exaltado sea, dijo (traducción del significado):

“Quien desee la vida mundanal y sus placeres solamente, se los concederemos y no será defraudado. 16. Éstos son quienes no tendrán en la otra vida sino el castigo del Infierno; lo que hubieren hecho se desvanecerá, y sus obras habrán sido en vano” (Hud, 11:15-16).

“Quienes anhelen los placeres transitorios de la vida mundanal sepan que se los concederemos a quienes queramos, pero luego les destinaremos al Infierno, donde ingresarán humillados y condenados. 19. Pero quienes deseen la otra vida, sean creyentes y se afanen por alcanzarla se les retribuirá por su esfuerzo” (Al-Isra’, 17:18-19).

Y fue narrado de un reporte bueno del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), que dijo: “Dios, glorificado y exaltado sea, dijo: “Yo soy tan autosuficiente que no tengo ninguna necesidad de tener un socio. Así, quien haga una acción por otro además de Mí, Yo renunciaré a lo que haya hecho por Mí en favor de quien él asoció conmigo”.

También debe escoger como compañeros de viaje gente piadosa, que tengan una sólida comprensión de la religión, y debe evitar la compañía de los tontos y los perversos.

Debe aprender lo que está prescripto en la peregrinación mayor y menor, buscar entender eso correctamente y preguntar sobre cualquier cosa que no entienda, para que tenga conocimiento y perspicacia. Entonces cuando suba a su montura, se meta en su coche, aborde su avión o cualquier otro medio de transporte, es recomendable que mencione el nombre de Dios, glorificado y exaltado sea, Le rece, y diga “Alláhu Ákbar” tres veces, y luego diga: “Subhána al-ladí sajjára lana hada wa ma kúnna lahu muqrinín, wa ínna ila rábbina la munqalibun. Allahúmma ínna nas’áluka fi safárina hada al-bírr wa at-taqwa wa min al-‘aml ma tarda, Allahúmma hawwin ‘alaina safarana hada watwi ‘anna bu’dahu. Allahúmma anta as-sáhib fi as-sáfar wa al-jalifah fi al-ahl. Allahúmma ínni a’udu bika min wa’za’ as-safar wa ka’ábat al-manzar wa su’ al-munqalib fi al-maali wa al-ahl ” (Glorificado sea Quien ha colocado este (transporte) a nuestro servicio, nosotros mismos no habríamos sido capaces de eso, y nuestro Señor es nuestro destino final. Dios nuestro, Te pedimos justicia y piedad en este viaje nuestro, y Te pedimos para obras que Te plazcan. Dios nuestro, facilita nuestro viaje y haznos cubrir su distancia rápidamente. Dios nuestro, Tú eres el Compañero en el viaje y el Sucesor (Quien los guarda en ausencia de una persona) sobre la familia. Dios nuestro, me refugio en Ti de las dificultades del viaje, de tener un mal cambio de actitud y de estar en una mala situación, y me refugio en Ti de un resultado nefasto en cuanto a riqueza y familia”. Esto fue narrado del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y fue registrado por Muslim del reporte de Ibn ‘Umar (que Dios esté complacido con él).

Durante su viaje debe rememorar abundantemente a Dios, pedirle perdón, invocarlo, suplicarle, leer el Corán y reflexionar sobre sus significados, ofrecer las oraciones obligatorias en congregación, guardar su lengua contra los chismes y contra hablar acerca de lo que no le concierne, o contra bromear demasiado. Debe también guardar su lengua contra la mentira, la maledicencia, contra difundir rumores maliciosos y burlarse de sus compañeros o de otros musulmanes.

Debe mostrar bondad hacia sus compañeros y abstenerse de dañar o molestarlos; debe encomendar hacer lo que es bueno y censurar lo que es malo, con sabiduría y hermosas palabras, con lo mejor de su capacidad”.

Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa Ibn Baz (16/32-37). Shéij ‘Abd al-‘Aziz Ibn Baz (que Allah tenga misericordia de él).

Enviar comentarios