Martes 5 Rabii' al Awal 1440 - 13 Noviembre 2018
Español

Celebrar el natalicio del Profeta es practicado como un acto de culto por los innovadores

Pregunta

Sé que la innovación en la religión se refiere a cualquier cosa que se haya inventado y se practique como un acto de culto. Puesto que este es el caso, ¿podemos describir la celebración del cumpleaños del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) como una innovación, o estamos en realidad ante una mera celebración que no está relacionada con el culto religioso?
Por supuesto, muchos musulmanes citan como evidencia el hecho de que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo que los musulmanes sólo festejamos las “dos festividades”, y ninguna otra celebración excepto estas dos. Aquí yo quisiera recalcar que la celebración del natalicio del Profeta es sólo una celebración ordinaria que está libre de rituales de culto, y que es como celebrar cualquier otro cumpleaños.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

Celebrar el cumpleaños del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no es solamente una celebración ordinaria que no tenga que ver con el culto religioso. Quienes lo celebran observan esta costumbre con la intención de acercarse o agradar a Dios por medio de ella, y por lo tanto es una festividad religiosa. 

Esto puede demostrarse señalando dos puntos: 

En primer lugar, que quienes participan en él lo hacen por amor al Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y amar a Dios y a Su Mensajero está entre los más grandes actos de culto y signos de la fe. Por lo tanto, cualquier cosa que se haga con este propósito es indudablemente una forma de intentar acercarse y agradar a Dios. 

Basándonos en esto, podemos señalar que los compañeros del Profeta (que Dios esté complacido con todos ellos) tenían un amor y respeto por él más grande aún, y eran más conscientes de sus derechos sobre los musulmanes que las generaciones que vinieron después, y por lo tanto lo que no formó parte de la religión de ellos no debe formar parte de nuestra religión ni de las generaciones posteriores de musulmanes. Tal es el caso de este festejo, que ellos desconocían. 

Este fue el principio que ‘Abd Allah ibn Mas’ud (que Dios esté complacido con él) citó a la gente que se había reunido en la mezquita a rememorar a Dios, y estaban contando sus recitaciones con guijarros. Él les dijo: “¡Por Aquél en Cuya mano está mi alma, ¿están acaso siguiendo una manera mejor que la que enseñó el Mensajero de Dios, o están abriendo la puerta al extravío?”. Le respondieron: “Por Dios, Oh Abu ‘Abd er-Rahmán, nuestra intención no es sino el bien”. Él respondió: “Sí, ¡y cuántos hay que no buscan sino el bien y no lo logran en absoluto!”. Narrado por Ad-Dárimi en su Sunan, 210. 

En segundo lugar, si una celebración se hace regularmente cada año, eso lo convierte en un festival o festividad, en un símbolo religioso. Por eso uno encuentra que las distintas comunidades religiosas consideran sagrados a sus festivales. 

El shéij Násir al-‘Aql (que Dios lo preserve) dijo:

“Los festivales caen bajo la denominación de símbolos o rituales religiosos, tal como enfrentar una dirección particular al rezar, la forma de realizar la oración y el ayuno, todas estas cosas no son meras costumbres. Esta es la razón por la cual imitar a los no musulmanes y a los paganos es un asunto tan serio y peligroso para nuestra identidad religiosa y nuestra fe. De la misma forma, inventar festivales que Dios no ha prescripto a través de Su Revelación es casi pretender usurpar el derecho de Dios a legislar las normas de Su religión, hablando sobre Él sin conocimiento”. Fin de la cita de Muqáddimat Iqtidá' as-Sirat al-Mustaqím, p. 58. 

En tercer lugar, Abu Dawud (1134) narró que Anas (que Dios esté complacido con él) dijo: “Cuando el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) llegó a Medina, los musulmanes medinenses tenían dos días en los cuales jugaban y festejaban. Él les preguntó: “¿Qué son estos dos días?”. Respondieron: “Nosotros solíamos festejar estos día antes del advenimiento del Islam”. El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) les respondió: “Sí, y ciertamente Dios les ha reemplazado eso con algo mucho mejor: la Festividad de la Pureza y la Festividad del Sacrificio”. Clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih Sunan Abi Dawud. 

Si celebrar un festival fuera simplemente una costumbre y no tuviera nada que ver con el culto religioso ni con imitar a los no musulmanes, entonces el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) habría dejado que ellos jugaran y celebraran estos dos días, porque no hay nada de malo con el juego y la celebración en sí. Pero no fue así, el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) les dijo que no celebraran este festival, aun cuando no parece que haya sido instituido para acercarse a Dios o agradarle, o como acto de culto. Entonces, ¿qué pensar de aquellos que sí buscan acercarse a Dios con actos de culto inventados, como festejar el natalicio del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)? 

El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien introduzca en este, nuestro asunto (el Islam), algo que no forme parte de él, le será rechazado”. Narrado por al-Bujari, 2697; Muslim, 1718. 

Para más información, por favor consulta la respuesta a las preguntas No. 10843 y 128530.

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios