Viernes 17 Dhul Hiyyah 1441 - 7 Agosto 2020
Español

Quien comete un pecado y luego se arrepiente sinceramente tendrá un estatus mayor después de arrepentirse que antes de cometer el pecado.

Pregunta

Una persona cometió un pecado mayor cuando era joven y con el tiempo se arrepintió. Esa persona espera que su arrepentimiento sea sincero y que sea aceptado por Allah, porque está arrepentida y tiene remordimientos. Sin embargo, a menudo se pregunta si es posible que Allah, Glorificado y Exaltado sea, lo considere igual que alguien que nunca cayó en un pecado mayor, porque siente que tiene menos prestigio que otros ante Él.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Allah creó a los seres humanos para que Lo obedezcan y Lo adoren. Les ha prohibido desobedecerlo e ir en contra de Sus mandamientos. Él les ha ordenado que si uno de ellos cae en pecado se apresure a arrepentirse y no desesperarse de la misericordia de Allah. Les ha prometido una recompensa abundante por el arrepentimiento.

No importa qué pecados ha cometido una persona si luego se arrepiente sinceramente ante Allah y comienza a obedecerle. Allah se volverá hacia él con misericordia, expiará sus malas acciones, lo elevará en estatus y convertirá sus malas acciones en buenas acciones; su estado, después de arrepentirse, será mejor de lo que era antes de que cometiera el pecado, porque el arrepentimiento borra los pecados que le precedieron, y el que se arrepiente del pecado es como aquel que no cometió ninguno.

Allah, Exaltado sea, dijo (traducción del significado):

“Los que no invocan a nada ni a nadie junto con Dios, no matan a quien Dios ha prohibido matar salvo con justo derecho, y no cometen fornicación ni adulterio. [Sepan que] quienes cometan algo de esto merecerán recibir una pena, el Día de la Resurrección se les multiplicará el tormento, en el que permanecerán humillados, salvo quienes se arrepientan, crean y hagan obras de bien. A estos Dios les perdonará sus pecados, y en su lugar les registrará buenas obras. Dios es Absolvedor, Misericordioso”. [El Criterio 25: 68-70].

Se narró que Anas (Allah esté complacido con él) reportó: El Mensajero de Allah (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Allah se regocija por el arrepentimiento de su siervo más que uno de ustedes si se despierta y encuentra el camello que había perdido en el desierto”. Narrado por al-Bujari (5950) y Muslim (2747).

Ibn al-Qaiyím (que Allah tenga piedad de él) dijo:

Este regocijo de Allah por el arrepentimiento de Su siervo -debe tenerse en cuenta que no existe un informe similar sobre cualquier otro acto de obediencia-, es indicativo del alto estatus del arrepentimiento y su virtud ante Allah; indica que el arrepentimiento por los pecados es uno de los más nobles actos de adoración y que quien lo hace se vuelve mejor que antes.

Fin de la cita de Tariq al-Hiyratain (p. 244).

Los compañeros de nuestro Profeta (paz y bendiciones sean con él) fueron los más justos de esta comunidad, con el conocimiento más profundo, los más guiados, los de mejor estatus, y habían sido seguidores de la incredulidad y la idolatría. Algunos de los más grandes entre ellos habían sido de los mayores enemigos del Mensajero de Allah (paz y bendiciones sean con él). Sin embargo, a pesar de eso, cuando Allah los bendijo con la fe en Él, hizo que se arrepintieran ante Él y que acompañaran a Su Profeta (paz y bendiciones sean con él); se convirtieron en los mejores y más nobles de las personas, y se volvieron mejores que los que vinieron tras ellos, incluso cuando esos que vinieron después nunca asociaron a otros con Allah (shirk).

Sin lugar a dudas, el shirk y la incredulidad son los más grandes pecados, pero a través del arrepentimiento, la fe y las obras justas, Allah perdona los pecados, expía las malas acciones y eleva el estado de las personas.

El Shéij al-Islam Ibn Taimíyah (Allah tenga piedad de él) dijo:

Los pecados disminuyen la fe, pero si una persona se arrepiente, Allah lo ama y su estatus puede aumentar como resultado del arrepentimiento. Quien sea guiado a arrepentirse será como dijo Sa‘íd ibn Yubair: una persona puede hacer una buena acción y entrar al Infierno por ella, y una persona puede hacer una mala acción y entrar al Paraíso por ella. Es decir, si él hace una buena acción, siempre está pensando en eso y se llena de auto admiración como resultado de ello. En el otro caso, hace una mala acción, siempre está pensando en ella, siente remordimiento y busca el perdón de Allah; se arrepiente ante Él.

Fin de la cita de Maymuʼ al-Fatawa (10/45).

Él también dijo:

Cuando una persona se arrepiente sinceramente y Allah lo acepta, Él lo elevará en estatus hasta que se vuelva más grande de lo que era antes, como dijo una de las primeras generaciones: si el arrepentimiento no fuera lo más querido para Allah, no probaría con el pecado a las personas más queridas para él.

Fin de la cita de Maymuʼ al-Fatawa (10/293).

El Shéij al-Islam Ibn Taimíyah (Allah tenga piedad de él) explicó:

Adán se arrepintió y se volvió hacia Allah. Él y su esposa dijeron:

“¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos; si no nos perdonas y nos tienes misericordia, seremos de los perdidos” [Los Lugares Elevados 7:23].

Allah se volvió hacia él en misericordia; lo eligió, lo guió y lo envió a la Tierra para esforzarse en la obediencia a Él. Por tanto, Allah elevó su estado y, en consecuencia, su admisión al Paraíso tendrá un estatus más alto que antes. Entonces, quien entre los descendientes de Adán cometa un pecado y siga el ejemplo de su padre, Adán, arrepintiéndose, será bendecido. Si se arrepiente, cree y hace buenas obras, Allah convertirá sus malos actos en buenos, y después de arrepentirse será mejor de lo que era antes de cometer el pecado, como todos los amigos piadosos de Allah.

Fin de la cita de Maymuʼ al-Fatawa (7/383).

Muslim (190) narró que Abu Dharr reportó: El Mensajero de Allah (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Conozco sobre la última de las personas del Paraíso en entrar en el Paraíso, y la última de las personas del Infierno en ser traído a rendir cuentas. Se trata de un hombre que será traído en el Día de la Resurrección y se dirá: “Muéstrale sus pecados menores y oculta de él sus pecados mayores”. Así se le mostrarán sus pecados menores y se dirá:

“Hiciste tal cosa y tal cosa tal día, y tal y tal otro día”. Él dirá “Sí”, y no podrá negarlo. Al mismo tiempo tendrá miedo de que se le muestren sus pecados mayores. Entonces se le dirá: “En lugar de cada mala acción, tendrás una buena acción”. Él dirá: “Oh Señor, hice cosas que no veo aquí”. Y vi al Mensajero de Allah (paz y bendiciones sean con él) sonriendo hasta que aparecieron sus molares.

El Shéij dijo:

Cuando él vea que sus malas acciones se convierten en buenas obras, pedirá ver los pecados principales que temía que se mostraran. Se sabe que su estado en este caso, cuando sus malas acciones se hayan convertido en buenas, será mayor de lo que hubiera sido si no hubiera cometido esas malas acciones y no se hubieran convertido en buenas obras.

Fin de la cita de Maymuʼ al-Fatawa (10/203).

Ibn al-Qaiyím (que Allah tenga piedad de él) expresó:

Escuché al Shéij al-Islam Ibn Taimíyah (que Allah esté complacido con él) decir: La opinión correcta es que entre aquellos que se arrepienten, hay algunos que no regresan al estado en el que estaban antes de cometer el pecado, y hay otros que regresan a ese estado, y otros que pasan a un nivel superior y se vuelven mejores de lo que eran antes de cometer el pecado.

Ibn Taimíyah continuó: Esto está en correspondencia con el estado de la persona después de arrepentirse y su nivel de esfuerzo y resolución, su nivel de precaución y disposición a esforzarse. Si todo ello es mayor comparado al tiempo previo a cometer el pecado, entonces se volverá mejor de lo que era antes y de un estatus más alto; pero si es igual que antes, volverá a ser el mismo que era, y si es menor que eso, no volverá al mismo nivel y tendrá un estatus inferior.

Lo que dijo pone fin a cualquier diferencia sobre este asunto.

Fin de la cita de Madáriy as-Salikín (1/302).

También dijo:

Después de arrepentirse sinceramente una persona será mejor de lo que era antes de cometer el pecado.

Fin de la cita de Shifáʼ al-‘Alíl (p. 118).

El Shéij Ibn Baaz (que Allah tenga piedad de él) dijo:

No hay pecado más grande que el shirk (asociar otro con Allah), pero cuando el mushrik (la persona que cae en ese pecado) se arrepiente, Allah se vuelve hacia él con misericordia y lo perdona. Entonces debes arrepentirte de lo que sabes que hiciste, y después del arrepentimiento el asunto se resolverá.

Fin de la cita de Fatawa Nur ‘ala ad-Darb (4/40).

Entonces, quien comete un pecado mayor y luego se arrepiente sinceramente, se vuelve hacia Allah, deja de desobedecer a Allah, se mantiene en compañía de personas rectas y alejado de personas malvadas, y persiste en esa forma de vida hasta que muera, Allah lo perdonará por Su misericordia y gracia, y lo elevará en estatus; convertirá sus malas acciones en buenas obras. Su estado, después de caer en pecado y arrepentirse, será mejor y más perfecto que antes. Será mejor que el de muchos que a pesar de no cometer grandes pecados no se apresuraron a obedecer a Allah como lo hizo esta persona arrepentida, y el corazón de ellos no estaba lleno de tanta servidumbre hacia Allah como el corazón de esta persona llena de arrepentimiento, remordimiento, amor de obedecer a Allah, odio de desobedecerlo, temor de Allah y esperanza de Su perdón.

Y Dios sabe mejor.