Viernes 11 Rabii' az Zani 1442 - 27 Noviembre 2020
Español

Ha dejado de aconsejar a la gente por temor a ser presumido

22293

Fecha de publicación : 07-07-2010

Vistas : 3645

Pregunta

Tengo miedo de estar presumiendo, y estoy siendo cuidadoso con eso a tal punto que no puedo aconsejar a algunos hermanos o prohibirles hacer ciertas cosas, tales como maldecir, calumniar, etc. Tengo miedo de que hacer eso sea una forma de jactarme y de presumir, y tengo miedo que la gente pueda pensar eso de mí. Entonces me abstengo de aconsejar a la gente, y me digo a mí mismo que son gente educada y que no necesitan mi consejo.
¿Qué me sugiere usted?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Alabado sea Allah.

 Este es uno de los trucos de Satanás por medio del cual desalienta a la gente a llamar a otros a Dios y de encomendar lo que es bueno y prohibir lo que es malo. Por ejemplo, él les hace pensar que esto es una forma de presumir o que la gente pensará eso. Tú, mi hermano en el Islam, no debes prestar atención a eso, más bien debes aconsejar a tus hermanas y hermanos, si ves que incumplen algún deber o cometen algún pecado como hablar mal de alguien, o calumniar, o no cubrirse frente a los hombres. No tengas miedo de presumir, más bien concentra tu intención en Dios y se sincera con Él, y ten buen ánimo. Ignora los susurros de Satanás. Dios conoce la intención que hay en tu corazón y cuán sincera eres hacia Él y hacia Sus servidores. Dios sabe que presumir es una forma de asociar a otros con Él (shirk) y que no es permisible, pero tampoco es permisible para un creyente cesar de hacer lo que Dios ha ordenado, llámese convocar a las gente hacia Él y encomendar lo que es bueno y prohibir lo que es malo, por temor a presumir. Entonces, debes tener cuidado de eso y hacer lo obligatorio entre hombres y mujeres. Hombres y mujeres son iguales en esto. Dios ha explicado esto en Su Libro cuando dijo (traducción del significado):

  “Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros, ordenan el bien y prohíben el mal, cumplen con la oración prescrita, pagan el Zakât y obedecen a Allah y a Su Mensajero. Allah tendrá misericordia de ellos; y Él es Allah, Poderoso, Sabio” (at-Tawbah 9:71).

Origen: Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz en al-Fatáwa al-Yaamí’ah lil Mar’ah al-Muslimah, p. 1016