Lunes 11 Rabii' al Awal 1440 - 19 Noviembre 2018
Español

¿Es esencial tener una intención específica para realizar la circunvalación al Templo de La Meca?

Pregunta

Yo hice la peregrinación siguiendo lo que otros hacían, hace varios años, es decir, no había aprendido todos los rituales y el orden en el cual debían ser realizados. Dios me bendijo permitiéndome hacer la peregrinación menor antes que la mayor. Recuerdo que comenzamos a realizar la circunvalación al Templo en el nivel superior de la Mezquita, y yo estaba siguiendo a mi familia y haciendo lo que ellos hacían. Yo no había tomado conciencia de que habíamos comenzado haciendo la circunvalación primero. En otras palabras, comencé realizando el ritual sin darme cuenta de lo estábamos haciendo, y por un momento pensé que todavía estábamos caminando en medio de la multitud. ¿Afecta esto la validez del acto de culto, o esta duda es sólo un susurro?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

No es esencial tener una intención específica para realizar la circunvalación al Templo o el recorrido ritual entre las colinas de Safa y Marwa, como para ninguno de los demás rituales particulares de la peregrinación. Más bien, con tener la intención general es suficiente, es decir haber concurrido allí con la intención de realizar la peregrinación mayor o menor cuando se ingresaba a la consagración ritual. 

Al-Háfiz Yalal ed-Dín as-Suiuti escribió:

“Con respecto a los actos de culto que están compuestos de varias acciones, es suficiente tener la intención de realizar el acto de culto entero al principio, y no hay necesidad de proponerse la intención nuevamente para cada acción, porque la intención inicial incluye a todos esos actos. Esto se aplica a los actos de culto tales como la ablución menor y la oración, y también a la peregrinación. No hay necesidad de formularse la intención específica de realizar la circunvalación al Templo, el recorrido ritual entre las dos colinas de Safa y Marwa, de quedarse en ‘Arafah. Esta es la opinión más correcta”. Fin de la cita de Al-Ashbáh wa an-Nazá'ir, por As-Suiuti, p. 27.

El shéij Muhámmad Al-Amín ash-Shanqiti (que Allah tenga misericordia de él) escribió:

“Debe entenderse que el punto de vista entre los eruditos que probablemente es el más correcto, si Dios quiere, es que realizar la circunvalación al Templo no requiere plantearse la intención específica de hacerlo, porque con tener la intención general de realizar la peregrinación es suficiente e incluye eso. Esto se aplica a todos los actos de la peregrinación, como quedarse en ‘Arafah, pasar la noche en Mudzálifah, el recorrido ritual entre las colinas de Safa y Marwa, y apedrear los monolitos. Ninguno de estos actos requiere formular una intención específica, porque haber llegado allí con la intención de realizar la peregrinación incluye todos estos actos. Este es el punto de vista de la mayoría de los eruditos, y la evidencia para ello es clara, porque la intención de realizar un acto de culto incluye todas sus partes. Así como tampoco hay necesidad de formular una intención específica para cada reverencia y cada postración durante la oración, porque haberse parado allí con la intención de rezar incluye todo eso. De la misma forma entonces, no hace falta especificar la intención para cada uno de los actos de la peregrinación. 

Una de las cosas que los eruditos citaron como evidencia para esto es el hecho de que si una persona fuera a quedarse en ‘Arafah sin darse cuenta dónde está, su ritual todavía sería válido, de acuerdo al consenso de los eruditos. Esto fue afirmado por An-Nawawi. 

Pero además de este punto de vista correcto, hay otros dos puntos de vista entre los eruditos:

- El primero fue el punto de vista de Abu ‘Ali Ibn Abi Hurairah, un imam sháfi’i. Él pensó que acciones específicas tales como la circunvalación al Templo, el recorrido ritual entre las dos colinas, y apedrear los monolitos en Al-Yamarat, requerían una intención específica, y que había otros actos que no requerían esta intención específica, aquellos que implicaban simplemente quedarse en un lugar, como quedarse en ‘Arafah y pasar la noche en Mudzálifah. 

- El segundo punto de vista es el de Abu Isjaq al-Marwazi, que es que ninguno de los actos de culto de la peregrinación requieren una intención específica excepto la circunvalación del Templo, porque es una forma de oración, y la oración requiere una intención. 

Sin embargo, el punto de vista probablemente más correcto como afirmamos es el primero, que es el punto de vista de la mayoría de los eruditos”. Fin de la cita de Adwá' al-Baián fi Idah al-Qur'án bil Qur'án, 4/414. 

El Shéij Muhámmed ibn al-‘Uzaimín (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Este es un asunto importante. La intención debe tenerse en mente inmediatamente antes de realizar un acto de culto, y es recomendable estar consciente de esta intención a lo largo de la oración. Esto es lo preferible, que la intención acompañe el acto realizado en todas sus etapas. Pero si bien esto es lo mejor, si nuestra mente se distrae por un segundo durante la oración, esto no significa que la intención se perjudique, porque el acto que estamos realizando está basado en la intención inicial. 

Por eso muchos de los eruditos, incluyendo al shéij Muhámmad Ash-Shanqiti (que Allah tenga misericordia de él), sostuvieron el punto de vista de que no es esencial formular la intención al realizar la circunvalación al Templo o el recorrido ritual entre las colinas de Safa y Marwa, porque son parte del mismo acto de culto. Así como no formulamos una intención específica para inclinarnos o postrarnos durante la oración, porque nuestra intención general de rezar al comienzo de la oración es suficiente, de la misma forma que para la circunvalación al Templo y otros rituales de este acto de culto, desde el momento en que decimos “Labbáik ‘umratan” (“Aquí estoy señor, para la peregrinación menor) en el punto de ingreso a la consagración ritual, ya tenemos la intención necesaria para realizar todos los actos de la peregrinación menor. 

Además, esto es lo más fácil para la gente. Muchas personas, especialmente cuando hay mucha gente, ingresa a la Sagrada Casa y comienza la circunvalación a ella, y no tienen la oportunidad de respirar hondo y avalorar el acto de culto que están a punto de realizar. Por lo tanto si afirmamos que la circunvalación al Templo y el recorrido ritual entre las colinas de Safa y Marwa son como la inclinación y la postración en la oración, y que la intención general los incluye, esto facilita mucho las cosas a la gente. Este es el punto de vista de la mayoría de los eruditos, y es el que nosotros consideramos más correcto. De hecho, mucha gente queda sobrecargada y abrumada cuando ve la inmensa cantidad de gente que hay en La Meca, entonces ingresan a la Mezquita con la intención de realizar la circunvalación al Templo sin tener en mente si están haciendo la peregrinación menor o mayor. Pero todavía tienen obviamente la intención de realizar la circunvalación, porque han llegado para eso”. Fin de la cita del comentario del shéij sobre Al-Káfi, 1/384. 

Basándonos en esto, tu circunvalación al Templo fue válida, y no debes hacer nada más. 

Si lo que sucedió fue simplemente que no estabas seguro después de haber terminado el acto de culto, entonces no le prestes atención a esta incertidumbre, porque no tiene ningún significado ni incidencia sobre un acto de culto ya realizado, y cae bajo la denominación de susurros de Satanás. 

Consulta también por favor la respuesta a la pregunta No. 67728

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios