Miércoles 13 Rabii' al Awal 1440 - 21 Noviembre 2018
Español

Cómo tratar con una persona que comete repetidamente un pecado que nos lastima

Pregunta

Si una persona comete un pecado que nos lastima, y lo hace una y otra vez, ¿qué debemos hacer?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Lo que deberías hacer es aconsejar a tal persona, ya sea que el pecado te lastime directamente o no, porque encomendar el bien y reprobar el mal es una obligación importante del musulmán, algo que se supone que hagamos todo el tiempo, tal como Dios dijo (traducción del significado):

“Y un grupo de hombres justos de entre ellos [que no habían transgredido el sábado] preguntaron a quienes exhortaban al bien: ¿Por qué exhortáis a un pueblo al que Allah aniquilará o castigará duramente? Respondieron: Para que nuestro Señor no nos castigue por no haber ordenado el bien, y también para que dejen [de pescar los días sábados]” (Al-A’ráf, 7:164).

En su exégesis de este verso, Ibn Kazír dijo: “Aquí Dios está describiendo cómo la gente de ese pueblo se había dividido en tres grupos: los que cometían pecados usando el truco de pescar durante el sábado (algo que Dios les había prohibido), aquellos que les dijeron no hacer esto y los denunciaron por ello, y aquellos que mantuvieron silencio, que no cometieron el pecado ni se pronunciaron contra él. Este tercer grupo le dijo a quienes denunciaron a esos pecadores: “¿Por qué exhortáis a un pueblo al que Allah aniquilará o castigará duramente?”. Es decir, por qué se afanan en advertirles, cuando ustedes saben que ellos están condenados y que merecen el castigo de Dios, y que predicarles no tendrá ningún beneficio. Y los predicadores les respondieron: “Para que nuestro Señor no nos castigue por no haber ordenado el bien”. Es decir, hicieron eso obedeciendo a Dios, Quien les había instruido encomendar lo que es bueno y reprobar lo que es malo. Y pensaban “y también para que dejen [de pescar los días sábados]”, es decir, quizás esta advertencia tenga algún efecto sobre ellos, y haga que alguno de ellos se detenga y se vuelva a Dios en arrepentimiento, porque si se arrepienten, Dios aceptará su arrepentimiento y tendrá misericordia de ellos”.

El musulmán debe utilizar diferentes maneras para advertir y convocar a la gente al Islam. En ocasiones debe usar un tono gentil y animado, describiendo las recompensas de hacer lo correcto, y en ocasiones debe advertir del castigo que tiene el obrar mal y desobedecer a Dios. A veces puede relatar historias para ilustrar una lección importante, y en ocasiones puede explicar las malas consecuencias de los pecados en la vida de la gente.

Pero si un musulmán ya no puede soportar convivir con un pecador, y ve que no hay ningún beneficio en hablar con él, tratar de hacerlo razonar y aconsejarle, entonces bien puede alejarse y mantenerse apartado de él, y no hay nada más que tenga que hacer.

Y Allah es la Fuente de toda fuerza, y la Guía al camino recto.

Origen: Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid

Enviar comentarios