Viernes 6 Rabii' az Zani 1440 - 14 Diciembre 2018
Español

¿Debe ofrecer un animal en sacrificio para la Festividad del Sacrificio, o debe ofrecerlo antes por su propio nacimiento, puesto que su padre no lo hizo cuando nació?

Pregunta

Una musulmana de 39 años quiere ofrecer un animal en sacrificio. Le han dicho que debe sacrificar un animal por su propio nacimiento primero (‘aquiqah), porque su padre no lo hizo cuando ella nació. Su marido no realizó este sacrificio por sus hijos tampoco. Ellos tienen un hijo y una hija. ¿Debe realizar entonces primero los sacrificios por su propio nacimiento y el de sus hijos? ¿O el sacrificio por los hijos debe ser realizado por el padre? Ella tiene quince años y él tiene dieciséis. ¿Es obligatorio este sacrificio por el nacimiento de un niño, o ya no se puede hacer cuando el niño alcanza la adultez?

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios

En primer lugar, el sacrificio ofrecido por el nacimiento de un niño es una tradición confirmada del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), de acuerdo al punto de vista más correcto. Esto ha sido explicado en la respuesta a la pregunta No. 20018. Quien debe realizarla en principio es el padre, no la madre del niño.

El deber de ofrecer este sacrificio no se cancela cuando el niño alcanza la pubertad. Si el padre es capaz de realizarlo, entonces es recomendable que lo haga, a nombre de aquellos de sus hijos por los cuales no lo ha realizado. 

La pregunta es, si el padre no ofreció este sacrificio por su hijo, ¿debe el hijo o alguien más hacerlo en su nombre? Los juristas difieren acerca de esto, pero el punto de vista más correcto es que es recomendable. 

Ibn Qudamah (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Al-Mugni (9/364):

“Si el sacrificio no fue ofrecido en absoluto y el niño alcanzó la pubertad, y tiene sus propias ganancias, entonces no está obligado a ofrecerlo él mismo. Áhmad fue consultado sobre esto y respondió: “Esto se aplica al padre (el deber de ofrecerlo), es decir, el hijo no debe ofrecerlo por sí mismo. La tradición indica que lo debe hacer otro”. 

‘Atá' y Al-Hásan dijeron: “Puede ofrecer el sacrificio por sí mismo, porque es algo que está prescripto para él, para su beneficio, por lo tanto puede realizarlo él mismo”. 

Y nosotros pensamos que es algo que está prescripto para el padre, y que nadie más debe hacerlo”. Fin de la cita. 

Ibn al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Tuhfat al-Mawdud fi Ahkám al-Mawlud: “Capítulo Nueve: Las normas sobre aquél cuyos padres no ofrecieron un sacrificio por su nacimiento. ¿Debe ofrecerlo él mismo cuando alcanza la vida adulta? 

Al-Jallál dijo: “Lo recomendable para quien no tuvo un sacrificio realizado en su nombre cuando era pequeño, es ofrecerlo por sí mismo cuando llega a la adultez”. Luego citó algunas de las discusiones sobre el asunto de Isma’íl, narradas por Sa’íd ash-Shálinyi, quien dijo: “Le pregunté a Áhmad sobre un musulmán cuyo padre no había ofrecido el sacrificio por su nacimiento cuando era pequeño, ¿puede ofrecerlo él mismo?”. Respondió: “Es el deber del padre”. 

Al-Maimuni dijo: “Le dije a Abu ‘Abd Allah (es decir, al imam Áhmad): “Si el sacrificio por el nacimiento de un musulmán no se ha realizado, ¿puede realizarse cuando es adulto?”. Él mencionó algo que fue narrado sobre esto, pero lo clasificó como débil. Sin embargo, lo consideró como algo bueno realizarlo por él aunque haya llegado a la adultez. Él dijo:

“Abd el-Málik me dijo que le dijo a Abu ‘Abd Allah: “¿Debe ofrecerse el sacrificio en su nombre si ya es adulto?”. Me respondió: “No he oído nada acerca de los adultos”. Le dije: “Su padre era pobre, pero luego se enriqueció, y no quiere dejar a su hijo sin ofrecer este sacrificio por él”. Respondió: “No sé, no he oído nada acerca de un adulto. Pero si alguien lo hace, eso es bueno, y hay algunos que lo considerarían obligatorio”. Fin de la cita. 

El Shéij ‘Abd el-‘Azíz ibn Baaz (que Allah tenga misericordia de él) dijo, luego de citar estas palabras:

“El primer punto de vista es el más correcto, que es que ofrecer el sacrificio a nombre de uno mismo es recomendable en este caso, porque esta es una tradición confirmada. Sin embargo, el padre no la realizó, por lo tanto debe realizarla él mismo, si es capaz. Esto es así a causa del significado general de los reportes, como en las palabras del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Cada niño está comprometido con el sacrificio que se debe ofrecer por él en el séptimo día de su nacimiento; su cabeza debe ser afeitada, y se le debe dar un nombre”. Narrado por el Imam Áhmad y los autores de As-Sunan, de Samurah ibn Yundub (que Dios esté complacido con él), con una cadena de transmisión auténtica. 

Y Umm Karaz al-Kabíyah transmitió que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) encomendó realizar este sacrificio con dos ovejas por un niño, y una oveja por una niña, como fue narrado por los cinco. 

At-Tirmidi (que Allah tenga misericordia de él) narró y clasificó como auténtico un reporte similar de ‘Aa'ishah (que Allah esté complacido con ella). 

Esto no está dirigido sólo al padre, sino que incluye al niño mismo, la madre y otros parientes del niño”. Fin de la cita de Maymu' al-Fatáwa Ash-Sháij Ibn Baaz, 26/266. 

Basándonos en esto, puede decírsele a la hermana que está preocupada por esta pregunta, que puede ofrecer el sacrificio en su nombre, e incluso también a nombre de sus hijos, si el padre no lo ha hecho. 

En segundo lugar, el sacrificio realizado durante la Festividad del Sacrificio es una tradición confirmada tanto para los hombres como las mujeres. Un sacrificio es suficiente a nombre de un jefe de hogar y los miembros de su casa, o a nombre de una jefa de hogar y de los miembros de su casa. 

Por lo tanto, esta hermana también puede ofrecer este sacrificio, ya sea que su marido ofrezca este sacrificio o no. Si ofrece un sacrificio en el día de la Festividad del Sacrificio, eso será suficiente también como sacrificio por su nacimiento también. 

Ibn al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) dijo: “Capítulo Dieciocho, sobre las normas acerca de combinar el sacrificio del día de la Festividad, con el sacrificio por el nacimiento de un niño. 

Al-Jallál dijo: “Se ha narrado que el sacrificio de la Festividad del Sacrificio sirve también por el nacimiento de un niño”. 

‘Abd el-Málik al-Maimuni nos dijo que le dijo a Abu ‘Abd Allah (el imam Áhmad): “¿Es permisible ofrecer un sacrificio en el día de la Festividad del Sacrificio, a nombre del nacimiento de un niño también, en lugar de hacer dos sacrificios separados?”. Respondió: “No lo sé… más de uno dijo que sí”. Le dije: “¿Entre los discípulos de los compañeros del Profeta?”. Me respondió: “Sí”. 

Y ‘Abd el-Málik me dijo en otro momento que Abu ‘Abd Allah dijo que algunos de ellos habían dicho que si ofrece un sacrificio en el día de la Festividad del Sacrificio, eso sirve también como sacrificio por el nacimiento de un niño. 

‘Usamah ibn ‘Isam nos dijo: “Hánbal nos narró que Abu ‘Abd Allah dijo: “Tengo la esperanza de que el sacrificio ofrecido en la Festividad del Sacrificio sea suficiente también por el nacimiento de un niño, si Dios quiere, para el que no se ofreció por él todavía”. 

Y en otro momento nos dijo: “Hánbal nos dijo que Abu ‘Abd Allah dijo: “Si se ofrece un sacrificio en la Festividad del Sacrificio en su nombre (por su nacimiento), esto será suficiente”. Y también dijo Hánbal: “Vi a Abu ‘Abd Allah comprando una oveja para la Festividad del Sacrificio, que él sacrificó a nombre suyo y de su familia, y su hijo ‘Abd Allah era pequeño. Creo que él tuvo la intención de ofrecer este sacrificio a nombre del niño también, y repartió una parte de la carne, y comió otra parte”. Fin de la cita de Tuhfat al-Mawdud. 

Consulta también las respuestas a las preguntas 38197 y 20018

Y Allah sabe más.

Enviar comentarios