Martes 23 Safar 1441 - 22 Octubre 2019
Español

La adoración es amor y veneración; no es excesiva, ni difícil

Pregunta

¿Cuál es la sabiduría detrás de que no haya un período de descanso de la adoración para los hombres, como lo hay para las mujeres? Por ejemplo, ayunamos en Ramadán, pero cuando llega nuestro período, rompemos el ayuno; rezamos, pero cuando llega nuestro período o cuando estamos en puerperio después del parto (nifaas), no rezamos.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

La adoración no es tan excesiva ni difícil para que el musulmán necesite descansar de ella. Más bien es un acto de amor y veneración a Allah, Exaltado sea. Lo que nos motiva a hacerlo es el amor sincero por Allah y el gran anhelo por Él; el musulmán se humilla a sí mismo en adoración ante su Señor, invocándolo, conversando con Él, volviéndose a Él, poniendo su esperanza en su misericordia, buscando su gracia y generosidad y cercanía a Él. El que es así no pedirá que se le aleje de esta adoración; sino que pedirá más oportunidades de adoración y obediencia. Será como el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que solía decir: “Encontremos consuelo en ella - es decir, en la oración-, oh, Bilal”.

Ibn al-Qayyim (que Allah tenga misericordia de él) dijo: No hay duda de que la servidumbre perfecta (ubudia) a Allah es parte del amor perfecto, y el amor perfecto está conectado a la perfección del Amado en Sí Mismo, porque Allah, Glorificado sea, es total y absolutamente perfecto en todos los aspectos, y no podría tener imperfecciones de ningún tipo. Para quien alcanza esta realidad, nada puede ser más querido para su corazón que Él; mientras su naturaleza y razón básicas sean sólidas, es inevitable que Dios sea lo más querido para su corazón. Sin lugar a dudas, el amor a Dios conduce a la sumisión y la obediencia a Dios, buscando Su complacencia, haciendo todo lo posible para adorarlo y acercarse a Él. Este es el mejor y más fuerte motivo para realizar actos de adoración. Incluso si no hubiera órdenes ni prohibiciones, ni recompensas ni castigos, uno haría lo mejor que pudiera y dedicaría el corazón al Dios verdadero. Uno de los salaf dijo: Amarlo me motiva de tal manera que es incluso más fuerte que Sus mandamientos. Y 'Umar dijo con respecto a Suhaib: “Aunque no temiera a Allah, no lo desobedecería ...”.

El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones sean con él) solía permanecer de pie (en oración) hasta que sus pies se hinchaban. Se le dijo: ¿Haces esto a pesar de que tus pecados pasados ​​y futuros han sido perdonados? Él dijo: “¿No debería ser yo un siervo agradecido?”

Allah es adorado, alabado y amado porque Él lo merece; de hecho, lo que Él merece de la adoración de Sus siervos es algo que está más allá de nuestra capacidad y fuerza de voluntad, y de lo que nuestras mentes no puedan imaginar. Nadie puede adorarlo como Él realmente merece ser adorado, y nadie puede amarlo y alabarlo como Él merece. Por ende, el mejor, el más perfecto de su creación, el más conocedor de Él, el más amado por Él y el más obediente a Él, dijo: “No puedo alabarte lo suficiente". El Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) dijo que sus acciones no eran suficientes para ser salvado: “Nadie se salvará debido a sus acciones”. Le dijeron: “¿Ni siquiera tú, oh Mensajero de Allah?” Él dijo: “Ni siquiera yo, a menos que Allah me abarque en Su misericordia y gracia”. Que las bendiciones y la paz de Allah sean con él el número de lo que Dios ha creado en los cielos, el número de lo que Dios ha creado en la tierra, el número de lo que hay entre ellos y el número de lo que Dios es el Creador. De acuerdo con el conocido hadiz, hay algunos de Sus ángeles que se han postrado ante Allah y nunca han levantado la cabeza desde que fueron creados, y hay algunos que están inclinados y nunca han levantado la cabeza de la inclinación desde que fueron creados (y permanecerán así) hasta el Día de la Resurrección, y en el Día de la Resurrección dirán: “Gloria a ti, no te adoramos como mereces ser adorado”. Fin de la cita.

Miftaah Daar al-Sa’aadah, 2 / 88-90

Veáse también la respuesta a la pregunta no. 49016

Y Allah sabe mejor.

Enviar comentarios