Sábado 14 Muharram 1446 - 20 Julio 2024
Español

¿Qué se hace cuando nace un bebé?

Pregunta

¿Qué debo hacer o cómo debo prepararme para recibir a mi bebé que nacerá en uno o dos días? ¿Hay alguna sunnah que deba seguir?

Resumen de la respuesta

Cuando nace un bebé, se recomienda hacer tahnik y suplicar por él. Está permitido ponerle un nombre el primer o el séptimo día. Es parte de la Sunnah ofrecer la aquiqah y pronunciar el adhan en el oído derecho del bebé.

Alabado sea Dios.

Le pedimos a Al-lah que bendiga al bebé que está por nacer y que lo haga contarse entre los justos y piadosos para que pese a tu favor en la balanza de tus buenas acciones. El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: "Cuando el hijo de Adán muere, todas sus buenas obras llegan a su fin, excepto tres: una sadaqah yariah (caridad continua, como un waqf o donación), un conocimiento beneficioso, y un hijo piadoso que pide por él" (Muslim, 1631).

Qué hacer según las enseñanzas islámicas cuando nace un bebé

Según nuestro conocimiento, no hay ninguna acción prescrita por la Shari’ah para prepararse y dar la bienvenida a un bebé un día o dos antes de que nazca. Pero se puede hacer súplicas generales, como pedirle a Al-lah que el bebé nazca sano y salvo, que sea guiado, etc. Al-lah, Glorificado Sea, mencionó en Su Libro la súplica de una mujer piadosa, la esposa de Imrán, que dijo (lo que en español se interpreta así): {Cuando la esposa de Imrán dijo: "¡Señor mío! He realizado el voto de entregar a Tu exclusivo servicio lo que hay en mi vientre. ¡Acéptalo de mí! Tú todo lo oyes, todo lo sabes". Y cuando dio a luz dijo: "¡Señor mío! He tenido una hija", y Al-lah bien sabía lo que había concebido. "No puede servirte una mujer [en el templo] como lo habría hecho un varón. La he llamado María, y Te imploro que la protejas a ella y a su descendencia del maldito demonio"} [Corán 3:35-36].

A continuación, se describirá lo que debe hacerse el día del nacimiento del niño y después:

Es mustahabb hacer tahnik por el bebé y suplicarle a Al-lah por él.

Abu Musa (que Al-lah esté complacido con él) dijo: "Tuve un niño y se lo llevé al Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él). Él lo nombró Ibrahim, hizo Tahnik con algunos dátiles y rezó para que Al-lah lo bendijera, luego me lo devolvió" (Bujari, 5150; Muslim, 2145). Tahnik significa poner algo dulce, como dátiles o miel, en la boca del niño cuando nace.

Está permitido nombrar al bebé el primer día o el séptimo.

Anas Ibn Malik (que Al-lah esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: ‘Me ha nacido un niño esta noche y le he puesto el nombre de mi padre, Ibrahim’" (Muslim, 3126).

'Aisha (que Al-lah esté complacido con ella) dijo: “El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) ofreció 'aqiqah por Al Hasan y Al Husain (sus nietos) en el séptimo día, y les puso sus nombres (Ibn Hibban, 12/127; Al Hakim, 4/264). Clasificado como sahih por Al Hafid Ibn Hayar (que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en Fath Al Bari, 9/589).

Aqiqah y circuncisión

Salman Ibn 'Amir (que Al-lah esté complacido con él) reportó que el Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: "Para el bebé varón debe ofrecerse ‘aqiqah. Sacrifica (un animal) para él y realízale la circuncisión" (At-Tirmidhi, 1515; An-Nasa’i, 4214; Abu Dawud, 2839; Ibn Mayah, 3164. El hadiz fue clasificado como sahih por Al Albani, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en Al Irwa, 4/396).

Samurah Ibn Yundub (que Al-lah esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: ‘Cada niño está sujeto a su ‘aqiqah, que se ofrece en sacrificio el séptimo día, también ese día se le pondrá un nombre y le raparán la cabeza’” (At-Tirmidhi, 1522; An-Nasa’i, 4220 y Abu Dawud, 2838. El hadiz fue clasificado como sahih por Al Albani, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, en Al Irwa 4/385).

El Imam Ibn Al Qaiem (que Al-lah lo tenga en Su misericordia) dijo: “Entre los beneficios de la 'aqiqah están:

  • Es un sacrificio mediante el cual el niño se acerca a Al-lah poco después de venir a este mundo.
  • Es un rescate para el recién nacido; su 'aqiqah lo rescata para que pueda interceder por sus padres.
  • Es un sacrificio por el cual el recién nacido es rescatado igual que Al-lah rescató a Ismail con un carnero (Tuhfat Al Mawdud, p. 69).

Tal vez otro beneficio de la 'aqiqah sea la reunión de parientes y amigos para la walimah (celebración).

La circuncisión forma parte del Sunan Al Fitrah (prácticas relacionadas con las inclinaciones puras y naturales del hombre). Es obligatoria en el caso de los niños porque está relacionada con cuestiones de pureza que son condiciones esenciales de la oración.

Abu Hurairah (que Al-lah esté complacido con él) narró que el Mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: "Cinco cosas están relacionadas con la fitrah: la circuncisión, quitarse los pelos del pubis, depilarse los pelos de las axilas, cortarse las uñas y recortarse el bigote" (Bujari, 5550; Muslim, 257).

Adhan e iqamah para el recién nacido

Entre las sunnas para dar la bienvenida al recién nacido, los eruditos mencionan que el Adhan debe pronunciarse en el oído derecho del bebé para que lo primero que escuche en este mundo sean las palabras del Tawhid, que tendrán un gran y bendito efecto en el niño.

Con respecto a pronunciar el iqamah en el oído izquierdo del niño, no hay nada que demuestre que esto sea necesario (As-Silsilat Ad-Da'ifah, 1/491).

Afeitar la cabeza del niño

Afeitar la cabeza del niño y luego ungirla con azafrán es muy beneficioso. A continuación, se prescribe dar en caridad una cantidad de oro o plata equivalente al peso del cabello. Esto no tiene que hacerse pesando realmente el cabello; si es demasiado difícil hacerlo, basta con estimar el peso y dar dinero en efectivo equivalente al precio de esa cantidad de oro o plata.

Pedimos a Al-lah que nos proteja y a nuestros hijos de todo mal, y que los mantenga sanos y salvos en esta vida y en la otra. Y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con nuestro Profeta Muhammad.

Y Al-lah sabe más.

Origen: Sheij Muhammed Salih Al-Munajjid