Jueves 19 Dhul Hiyyah 1442 - 29 Julio 2021
Español

El marido se enoja cuando su esposa da a luz a una niٌa

Pregunta

Algunos musulmanes, que Allah los guíe, se enojan cuando Allah los bendice con hijas, y se molestan cuando les llega una hija. También conozco alguien que amenazَ con divorciarse de su esposa si le daba una hija. Espero que puedan esclarecer este tema desde el punto de vista islámico.

Texto de la respuesta

Alabado sea Dios.

Indudablemente esta actitud pertenece al paganismo, y fue denunciada y condenada en el Corán y la Sunnah.

،Qué similares son las cosas hoy a cَmo eran en esos tiempos! Si visita una maternidad en un país musulmán, y mira las caras de quienes tuvieron hijas, escucha lo que dicen y observa como están, notará una extraٌa similitud entre mucha de esta gente y el pueblo pagano de quién Allah dice en el Corán (interpretaciَn del significado):

“Cuando se le anuncia a uno de ellos [el nacimiento de] una niٌa, se refleja en su rostro la aflicciَn y la angustia, por lo que se le ha anunciado se esconde de la gente avergonzado y duda si la dejará vivir a pesar de su deshonra o la enterrará viva. ،Qué pésimo lo que hacen!”

[16:58-59]

Una de las manifestaciones de su disgusto por las hijas se ve cuando en los hospitales se enteran si el feto es varَn o mujer haciendo una ecografía. Si es varَn, le cuentan a toda la familia; si es mujer no dicen nada. Este es un asunto muy serio del cuál nacen una serie de asuntos haraam, que incluyen:

-Implica objetar el decreto de Allah.

-Es un rechazo de la gracia que Allah le ha otorgado, en lugar de agradecerla. Es suficiente para ganarse el enojo de Allah y exponerse al castigo.

-Involucra humillar a la mujer y degradarla, poniéndole una presiَn intolerable sobre sus hombros.

-Es una indicaciَn de idiotez, ignorancia, estupidez y falta de razَn.

-Implica asemejarse a los paganos.

El musulmán debe evitar tal conducta y salvarse de pensamientos tan destructivos. Someterse al mandato de Allah es obligatorio, y aceptarlo es uno de los atributos de los creyentes.

Lo que es más, la virtud de las niٌas no se desconoce, ya que son nuestras madres y hermanas y esposas. Son la mitad de la sociedad que da a luz a la otra mitad, así que es como si fueran la sociedad entera. Ver Tuhfat al-Mawlud fi Ahkaam al-Mawlud de Ibn al-Qayyim, pág. 16.

Otro indicador de su virtud es el hecho que Allah llama “agraciar” a su venida, y las menciona antes que a los varones en la aleya Coránica (interpretaciَn del significado):

“A Allah pertenece el reino de los cielos y la Tierra; él crea lo que Le place, agracia a quien quiere con hijas, y a quien quiere con hijos.” [42:49]

El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) también explicَ su virtud e instَ a un amable trato cuando dijo: “Quien sea probado por medio de estas niٌas y las trate con amabilidad, las tendrá como protecciَn contra el Fuego.” (Narrado por al-Bujaari, 1418 al-Fath; Muslim, 2729).

Origen: Extraído del libro al-Imaan bi’l-Qadaa’ wa’l-Qadar por Muhammad ibn Ibraahim al-Hamad, pág. 160